LOS TEMAS DEL DIA: El Resumen de “PERIODISMO A DIARIO” con Hugo E. Grimaldi

La actualidad en títulos y el desarrollo de las noticias más relevantes del día

 

  • Fernández y su nuevo seguidismo hacia Cristina: juntos crucificaron a Kulfas y a Braun y ahora viene Biden (ver desarrollo)
  • En nombre de la “equidad”, Fernández y Guzmán defendieron el tributo que resisten los empresarios (ver desarrollo)
  • Dueños de empresas pidieron estabilidad y rechazaron más impuestos. Rocca defendió licitación del gasoducto (ver desarrollo)
  • El juez Daniel Rafecas llamó a declarar este viernes como testigo a Matías Kulfas, por la licitación del gasoducto
  • Con quórum y votos casi justos, la oposición desafía al oficialismo en Diputados y va por la media sanción de la Boleta Única
  • Junto a Macri, Patricia Bullrich presentó un plan de gobierno de shock con fuerte sesgo en economía y seguridad
  • La Justicia falló contra el “plan platita” que el oficialismo implementó en las PASO por considerarlo “proselitista”
  • El nuevo secretario de Comercio moverá Precios Cuidados siempre y cuando no haya desabastecimiento
  • Ganancias: lo retenido por el aguinaldo entre enero y mayo deberá ser devuelto a los trabajadores
  • La Justicia decidió que vuelvan a la cárcel los dos dirigentes de Camioneros que comandaron bloqueo en San Nicolás
  • Tremendo alud arrasó un hotel en Bariloche: murieron tres turistas uruguayos y hay cinco heridos
  • Grave lesión en la mandíbula del hijo de Valeria Mazza, abre el debate sobre la discriminación hacia los ricos
  • Tras las pericias, la fiscalía pidió la detención del jugador de Boca Sebastián Villa, por la denuncia de abuso sexual
  • Los presidentes llegan a Los Ángeles para una desteñida Cumbre de las Américas que, con ausencias, busca una visión común
  • Maduro le reclamó al presidente Fernández que a su regreso cite a una Cumbre de la CELAC

 

 

Fernández y su nuevo seguidismo hacia Cristina: juntos crucificaron a Kulfas y a Braun y ahora viene Biden

 

 

Alberto Fernández no dejó pasar la oportunidad de la distensión que se produjo en la virulenta interna dentro del Gobierno, tras el silencio que hubo entre las partes de algo más de 90 días, para ponerse una vez más de modo incondicional detrás de las líneas que baja Cristina Kirchner. Tras el destrato al ex ministro Matías Kulfas, quien lo defendió de la alocución de la vicepresidenta, su núcleo más cercano de defensores dentro del Gobierno están conmocionados.

La próxima escala será desde hoy en la Cumbre de las Américas, donde ensayará, en nombre de la CELAC, una defensa de Venezuela, Cuba y Nicaragua quienes no fueron invitados por Joe Biden por su prácticas antidemocráticas de y porque vulneran los derechos humanos. Ya se verá si allí adhiere al cristinismo más duro o si trata de preservar la bilateral que tendrá el día 25 con el presidente de los EEUU en la Casa Blanca.

Ayer, el Presidente produjo dos hechos que lo muestran adhiriendo nuevamente a las posturas kirchneristas: a) no trepidó en criticar y despegarse de Marías Kulfas, quien hasta hace pocos días era uno de sus intocables colaboradores y que salió con los tapones de punta contra los delegados de la vicepresidenta en Energía a quienes señaló como los responsables de haber hecho una licitación de caños destinados al gasoducto Vaca Muerta-Salliqueló “a la medida del Grupo Techint” y b) adhirió y amplió un rebuscado concepto de Cristina, en relación a una ironía que pronunciara el empresario Federico Braun, presidente de Supermercados La Anónima, en la reunión de los empresarios nucleados en AEA.

  • Kulfas: En un brindis con periodistas, Fernández admitió que no le había caído nada bien el episodio que desató el ex ministro de Desarrollo Productivo ni tampoco su carta de renuncia que abunda en críticas a los “nefastos subsidios” que mantiene y al kirchnerismo en general, a las operaciones de la interna a favor de Cristina. “No me gusta lo que piensa, no comparto lo que hizo y por eso tomé la decisión que tomé”, indicó el Presidente justamente de uno de los cinco colaboradores que más defendió. Primero, había sido la portavoz Gabriela Cerruti quien había comentado la posición oficial que ratificó Fernández ayer. En tanto, desde el kirchnerismo se hizo saber que “no habrá ni embajadas ni puesto en una intendencia” para Kulfas. Lo notable es que la secuencia de los hechos que comenzaron el viernes pasado en Tecnópolis cuando Cristina le pidió al Presidente que use “la lapicera” indica que lo de Kulfas fue en estricta defensa de la investidura presidencial o de su amigo Alberto.

 

  • Braun: cuando en el escenario de AEA, el titular de Supermercados La Anónima respondió a una simple pregunta entre risas y casi como una ironía (- ¿Qué hace La Anónima con la inflación?; – Remarcar precios todos los días) seguramente nunca imagino que su respuesta iba a ser utilizada para abonar el terreno de quienes insisten en que la inflación es culpa de la voracidad empresaria, mientras se lavan las manos sobre las cuestiones que le atañen a los gobiernos como el gasto público y la necesidad de financiarlo con emisión. Así, Federico Braun le dejó la pelota picando primero que a nadie a Cristina Kirchner, quien conoce a la familia de la vecindad patagónica y tiene viejas diferencias. La vicepresidenta no perdió la oportunidad de llevar agua para el molino ideológico que sustenta y fuera de contexto tuiteó: “el dueño de una de las cadenas de supermercados más grande del país te cuenta lo que hacen todos los días”. Al rato, el Presidente se encolumnó y dijo por la misma vía: “Muchas veces hablé de la inflación autoconstruida. Se trata simplemente de la remarcación de precios por parte de muchos comerciantes” y añadió que “es evidente que hay empresarios que no entienden su responsabilidad. Confiesan públicamente y entre risas lo que es un martirio para millones de argentinos y argentinas. Más compromiso y menos risas banales”, planteó. En el panel, Braun había cuestionado las políticas de control de precios y señalado que, tras 43 años de supermercadismo, salvo una pausa en la década del 90, “siempre hubo algún tipo control de precios. Esto es insólito. Y todavía siguen creyendo en eso”, se admiró.

 

 

En nombre de la “equidad”, Fernández y Guzmán defendieron el tributo que resisten los empresarios

 

En un discurso grabado que despertó pocos aplausos en la platea, el presidente Alberto Fernández les solicitó ayer a los empresarios de AEA que “entiendan” la dimensión del problema que atraviesa la Argentina, como un modo de justificar la puesta en marcha del Impuesto a la Renta Inesperada que había sido rechazado por el titular del nucleamiento empresario, Jaime Campos, por ser parte de la presión impositiva que asfixia al sector privado.

La alocución del Presidente no fue para nada complaciente, sino que apuntó al problema tal como lo vé el Gobierno: “No hemos logrado que nuestras productoras de alimentos se asocien al conjunto de los argentinos y desacoplen suficientemente los precios internacionales de los precios internos”. También reconoció que “nos está costando mucho terminar con la desigualdad y debemos trabajar en eso, en un contexto inflacionario que se potencia por una guerra que se ha desatado en el Norte y no advierte el daño que le está causando al Sur”.

También hizo un llamamiento a colaborar cuando pidió “contar” con los empresarios y añadió: “espero que entiendan la dimensión del problema que pasamos como parte del mundo que somos”. Les explicó también que “la oportunidad está en nosotros y está en la capacidad que tengamos como sociedad de poder crecer todos y no algunos. Esta es una oportunidad que tiene la Argentina, no es la oportunidad que tiene un productor o un empresario. Tenemos que aprender y reglamentar adecuadamente la distribución del ingreso”, planteó.

Sobre la oportunidad que brinda la guerra para colocar productos, Fernández lo relativizó desde el costado moral: “es una indecencia beneficiarse con una guerra en el siglo XXI”, dijo.
Por su parte, el ministro de Economía, Martín Guzmán habló en el cierre de la jornada para brindar una especie de clase técnica con el ánimo de convencer al auditorio. Así, marcó los avances en el rumbo económico y buscó despejar las inquietudes sobre tres temas básicos: inflación, falta de dólares y suba de impuestos. También fue enfático en decir que se va a avanzar con la construcción del gasoducto Néstor Kirchner para tenerlo operativo “el año próximo”.

Además, volvió a mostrarse en contra de la dolarización y dijo que “abandonar la moneda es reconocer una derrota como Estado” y señaló que era clave “apuntalar” el peso, al tiempo que descalificó las propuestas que plantean el diputado Javier Milei o la presidenta de PRO, Patricia Bullrich, en el supuesto caso de llegar al Gobierno en 2023 (aunque ayer dijo que su propuesta era el “bimonetarismo”). “No tienen sentido porque dañarían a la República”, dijo.

Sobre la inflación aseguró que se generarían “más problemas” si se utiliza una política monetaria contractiva para atacar la suba de precios. “Es necesario que haya un aumento de la oferta global”, dijo y se mostró dispuesto a continuar con el ordenamiento de las cuentas públicas, así como a fortalecer el financiamiento. Se deben “normalizar y reducir gastos en subsidios”, agregó.

Sobre la segmentación de tarifas explicó que “se está buscando acabar con un esquema que tiene un sesgo pro-rico y es fundamental el compromiso de todos los funcionarios para que la Argentina pueda avanzar en un cambio estructural para fortalecer el Estado y la equidad”.

Lo más tenso de la alocución fue cuando anunció que se iba a mandar al Congreso el proyecto del Impuesto a la Renta Inesperada. “Es importante para asegurar la equidad”, explicó. A la hora de las consultas, Campos le dijo que la inflación es un problema macroeconómico y que la política fiscal es central y Guzmán coincidió, remitiendo al Acuerdo con el FMI. “Se está haciendo todo en línea con el Programa acordado”, explicó.

 

Dueños de empresas pidieron estabilidad y rechazaron más impuestos. Rocca defendió licitación del gasoducto

 

 

Los paneles que reunieron a dueños de las compañías más importantes del país, quienes se reunieron para celebrar los veinte años de la creación de la Asociación Empresaria Argentina (AEA) bajo la consigna “El sector privado es el factor clave para el desarrollo” mostraron unanimidad en poner el acento en la importancia que tiene para la inversión de riesgo la estabilidad macroeconómica y jurídica, defendieron la capacitación y rechazaron el Impuesto a la Renta Inesperada.

Estos fueron los principales conceptos de los disertantes:

  • Héctor Magnetto (Grupo Clarín): “Para crecer debemos producir más bienes y servicios y para ello se necesita ante toda inversión privada y rentable. La misma requiere de estabilidad macroeconómica y jurídica, de respeto al derecho de propiedad y de una efectiva división de poderes. Pero, ante todo, de una clara y tenaz decisión política, acompañada de los acuerdos necesarios para llevarla adelante”.
  • Alberto Hojman (BGH): La Argentina tiene todas las condiciones necesarias para salir adelante: un enorme potencial en sus recursos naturales, buena capacidad tecnológica y excelentes recursos humanos. Pero no es suficiente. Hace falta confianza. La tendencia al equilibrio fiscal, la generación de un mayor flujo de exportaciones y el aumento de las inversiones sólo es posible si hay confianza.
  • Luis Pagani (Arcor): Se van a requerir ciertas capacidades técnicas para muchos de los desafíos que van a presentar algunas industrias. En eso deberíamos trabajar para que la persona tenga una salida laboral. Como está el sistema educativo argentino, para los mandos medios no hay. A veces uno tiene que buscar puestos superiores, para los cuales se necesita que tengan otra potencia y se dificulta.
  • Federico Braun (La Anónima): Nosotros decimos que no somos formadores de precios y es una pequeña mentira, porque somos formadores de una parte del precio, pero en realidad trasladamos lo que podemos trasladar. Creo en la absoluta libertad de precios, miles de años de historia, ya casi es ridículo hablar de control de precios. El mayor problema son los impuestos.
  • Paolo Rocca (Grupo Techint): En el mundo se abre un ciclo con mucha incertidumbre, pero distinto porque ya no va a ser como antes. Hay una nueva unidad en Occidente con las sanciones a Rusia y también sobre política militar y económica. En ese contexto, Latinoamérica y la Argentina deben pensar su inserción internacional con Occidente. La Argentina tiene una gran responsabilidad, la de desarrollar los recursos energéticos y los recursos que provienen del agro, que pueden sostener la transición energética como el litio. Para lograrlo, es un rol central el de la iniciativa privada. Por ejemplo, Vaca Muerta puede transformar sus recursos en crecimiento, bienes, exportación de petróleo, de gas licuado y de fertilizantes.

En relación a la intervención del Grupo Techint en la provisión de caños de chapa para el gasoducto Néstor Kirchner, Rocca dispuso de un tiempo extra para esbozar una defensa en relación a las acusaciones de Matías Kulfas. “El Gobierno llegó un poco tarde por el tema de financiación, elaboró un pliego para la construcción y otro para la compra de los tubos y todo fue técnicamente indiscutible”, explicó.

De modo directo, afirmó que “no hubo ni actos de corrupción, ni direccionamiento del pliego ni nada por el estilo, sino sentido común para tener todo en orden y llegar así al invierno de 2023”. En cuanto a la urgencia explicó que “salieron a buscar a todos los que podían ofertar los tubos y ni los chinos ni nadie pudieron presentar una oferta consistente en los tiempos previstos y así apareció Tenaris Siat, que forzó toda nuestra cadena de abastecimiento de Brasil y hasta la de Argentina, para hacer su ofrecimiento”, relató.

 

Video con la Edición Compacta de Periodismo a Diario – 08/06/22

Comentarios