LOS TEMAS DEL DIA: El Resumen de “PERIODISMO A DIARIO” con Hugo E. Grimaldi

Ruptura ficticia del FdeT en el Senado le permite capturar una silla más en la Magistratura

 

La vicepresidenta de la Nación, Cristina Fernández decidió partir en dos el bloque de senadores del oficialismo para conseguir un lugar extra en el Consejo de la Magistratura y tener así tres de los cuatro representantes de la Cámara Alta. En tanto, en la Cámara de Diputados, el titular de la bancada del Frente de Todos, Germán Martínez le pidió a Sergio Massa que “no designe” aún a la representante radical Roxana Reyes como miembro del Consejo para darle tiempo a la Cámara para que trate la media sanción que viene del Senado y al Frente de Todos la oportunidad de conseguir los votos que le faltan para la aprobación.

La jugada del oficialismo prevé que los 35 senadores que hoy integran el bloque del Frente de Todos pasen a formar dos espacios: uno de 21 miembros, llamado Frente Nacional y Popular y otro de 14 integrantes, llamado Unidad Ciudadana. La partición del bloque apunta a que el oficialismo consiga enviar tres senadores al Consejo. La ley que restituyó la Corte contempla un Consejo con 20 integrantes, cuatro de los cuales deben ser senadores y otros cuatro desempeñarse como diputados, designados por la primera (2), segunda y tercera minoría de cada Cámara.

Con el bloque oficialista artificialmente partido, el Frente Nacional y Popular tiene 21 miembros, la Unión Cívica Radical 18 y Unidad Ciudadana, 14 y así, el oficialismo tendría un total de 3 lugares y Juntos por el Cambio uno solo. Como en la Cámara de Diputados el oficialismo no tiene mayoría no es posible hacer la misma jugada.

En el Senado, el PRO era la segunda minoría y entendía que le correspondía el lugar y por eso había nombrado al cordobés Luis Juez, quien reclamó su nombramiento mientras Juntos por el Cambio amenazaba con denunciar penalmente a ambos presidentes de las Cámaras si no realizaban las designaciones.

En Diputados, trascendió que Martínez le pedirá una reunión al radical Mario Negri para alcanzar un acuerdo para nombrar al representante por la segunda minoría en el Consejo, ya que para él no queden claros “los criterios de definición” de lo que se considera “bloque con mayor representación legislativa”, “primera minoría” y “segunda minoría”.

Antes de la jugada de Cristina, la oposición había amenazado con denunciar penalmente a la vicepresidenta y a Massa si no acatan el fallo de la Corte y se resisten a enviar a los consejeros del Congreso. En tanto, Elisa Carrió y la Coalición Cívica les enviaron una carta a los titulares de ambas cámaras exigiéndoles que cumplan con el fallo de la Corte: “cualquier otra decisión por parte de ustedes como autoridades del Congreso representa un alzamiento inadmisible contra el orden constitucional”, advirtieron.

Más allá de los cuestionamientos del oficialismo, la Corte Suprema tiene previsto tomar hoy juramento a las nuevas consejeras elegidas, la jueza Agustina Díaz Cordero, de la lista Bordó de la Asociación de Magistrados y enfrentada al Gobierno; las abogadas Jimena de la Torre, que asume con el apoyo de Juntos por el Cambio y María Fernanda Vázquez, decana de la facultad de Derecho de la Universidad de Lomas de Zamora alineada con el oficialismo y la profesora Pamela Tolosa, de la Universidad Nacional del Sur de Bahía Blanca, que llega al Consejo de la Magistratura por los académicos y con apoyo de un sector del radicalismo.

 

Guzmán explica en Washington que la inflación ayudará al Gobierno a pagar el bono

 

 

El ministro de Economía Martín Guzmán está en Washington para participar de la Reunión Anual del Fondo Monetario y allí le explicará a los técnicos del organismo que los bonos para monotributistas A y B, trabajadores informales, personal doméstico y jubilados por 217 mil millones de pesos (unas 12 millones de personas) que se pagarán entre mayo y junio serán atendidos con la suba de recaudación generada por el impuesto inflacionario y que no deberá esperarse hasta el año que viene cuando debería empezar a recaudarse el Impuesto a la “renta inesperada”, de difusa creación todavía.

Este evidente descalce entre los plazos de pago y de eventual recaudación promovió que ayer el dólar en todas sus versiones volviera a crecer y que en el segmento informal su precio se acercara nuevamente a 200 pesos.

Si bien no se tratará de una reunión de revisión del Programa, prevista para mayo, es probable que los funcionarios del Fondo planteen algunos riesgos y dudas, sobre todo por las metas fiscales y las reservas a fines de este año. Los temores principales pasan la cuestión energética que podría dificultar la baja de subsidios en el sector a 0,6% del PBI establecida en el acuerdo, más allá de las resistencias políticas del kirchnerismo, otra de las preocupaciones del Fondo en relación a la estabilidad del ministro.

En cuanto al habitual Informe Anual de Perspectivas Económicas Globales, el organismo pronosticó que la Argentina crecerá 4 por ciento este año (un punto más de lo que había proyectado en enero) a pesar del desaceleramiento global por la guerra en Ucrania. También dijo que la inflación alcanzará 48%, lo mismo que se estimó en la firma del acuerdo, aunque por debajo de las estimaciones locales (60%).

El reporte a nivel global señaló que “las perspectivas económicas mundiales se han visto gravemente retrasadas, en gran parte debido a la invasión rusa de Ucrania”. El crecimiento global será de 3,6% menos del 4,4% que se había pronosticado en enero, mientras que América Latina fue señalada como la región con menor crecimiento, apenas 2,5% para este año.

 

Presión tributaria: para la UIA, impacto “negativo” de ganancias inesperadas. Avanza blanqueo

 

 

Mientras el Senado sigue adelante con el tratamiento del proyecto de ley que pretende generar un fondo en dólares, derivado del dinero fugado del país, que sirva para pagarle al Fondo Monetario Internacional, la Unión Industrial Argentina expresó su preocupación por la intención del Gobierno de crear un impuesto a la “renta inesperada”, tal como anunció el lunes el ministro de Economía, Martín Guzmán.

El texto que se está manejando la Cámara Alta, impulsado por el kirchnerismo, no reconoce que se trata de un blanqueo aunque se vio obligado a hacerle varios cambios debido a las críticas que se le hicieron sobre todo de parte de tributaristas. La idea es emitir dictamen hoy para que sea tratado en el recinto la semana próxima.

En relación al impuesto a la “renta inesperada” que debería servir para cubrir el bono por 217 mil millones de pesos que se dará entre mayo y junio a trabajadores informales, monotributistas, personal doméstico y jubilados, la novedad es que, pese a lo poco concreto que se conoce, los anuncios del ministro de Economía fueron tratados por la Junta Directiva de la Unión Industrial Argentina. En un comunicado, la UIA expresó que, tras analizar cómo afectará a la inversión, se concluyó en que “un nuevo incremento en la presión tributaria sobre el sector formal de la economía” tendrá “impacto negativo sobre la actividad y el empleo”.

También se explicó que en los próximos días el Departamento de Política Tributaria y el Centro de Estudios de la UIA van a estudiar los alcances de la medida y su repercusión puntual en los diferentes sectores productivos. En cuanto al consenso fiscal, desde la entidad fabril se hizo saber que se presentó un informe que da cuenta “de las distorsiones y el impacto sobre la producción y las exportaciones, consecuencia del impuesto a los Ingresos Brutos y la proliferación de tasas municipales en todo el país”.

En materia fiscal y debido al descalce de plazos que hay entre el pago del bono múltiple y la eventual recaudación del tributo que recién se concretaría a mediados del año próximo, ayer fuentes oficiales indicaron que se podrá entre mayo y junio como está previsto, debido a la mayor recaudación que promueve el impuesto inflacionario. Esta será la explicación técnica que se le dará al FMI.

En cuanto a la idea de cobrarle 20 por ciento en dólares a quienes declaren los fondos que sacaron del país para armar un fondo que sirva para pagarle al FMI, ayer siguió sesionando la Comisión de Legislación del Senado. A la sesión no concurrieron a defender el texto ni Mercedes Marcó del Pont, ni tampoco Martín Guzmán y entre los expertos se escucharon duras críticas al proyecto de la abogada Jimena de la Torre, recientemente electa para integrar el Consejo de la Magistratura y además ex funcionaria de la AFIP durante la gestión de Cambiemos.

La especialista señaló que, tal como había sido presentado, el proyecto es un “blanqueo” que no tendrá mayor efecto a la hora de conseguir mayor recaudación. También alertó sobre la redacción del proyecto y alertó sobre las consecuencias penales. “Si pago 20 por ciento me quedo con el resto del ilícito. Me enriquecí traficando armas y como no me preguntan por el origen de esos fondos, pago 20% y quedo automáticamente liberada”, explicó. “Hay que barajar y dar de nuevo con este proyecto. La ley así como está no sirve para nada, porque son muchos los artículos que hay que retocar”, sugirió.

El Frente de Todos puntualizó que no habrá amnistía ni para narcotraficantes ni tampoco en relación al tráfico de personas y definió la figura del “colaborador”, casi una réplica de la que criticó en los casos de corrupción que investiga la Justicia, para evitar situaciones de difamación.

 

Mimo a Cristina y dura respuesta de Amnistía a Fernández sobre Derechos Humanos en Venezuela

 

 

A las críticas que recibió el presidente Alberto Fernández de parte de la organización internacional Human Rights Watch (HRW) por haber dicho que los “problemas” de derechos humanos “se han ido disipando” en Venezuela, le siguió ayer una no menos dura nota de Amnistía Internacional en la que su directora ejecutiva regional, Mariela Belski expresó también la “preocupación” de esa entidad por el “grave diagnóstico” expresado por el Presidente a quien le solicita que reconozca la “situación crítica” que vive ese país en dicha materia.

“Los crímenes de derecho internacional y las violaciones de derechos humanos, incluidas las detenciones arbitrarias por motivos políticos, la tortura, las ejecuciones extrajudiciales y el uso excesivo de la fuerza han sido sistemáticas y generalizadas, por lo que podrían constituir crímenes de lesa humanidad”, le recordó Belski.

En una conferencia de prensa junto al presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, Fernández había afirmado que por ese motivo “la Argentina quiere volver a recuperar el vínculo diplomático pleno con Venezuela”, tema por el cual aboga el kirchnerismo del Instituto Patria, el más cercano a Cristina Fernándeza. Desde Amnistía se agregó que en ese país existe “una escalada de política represiva” hacia personas defensoras de los derechos humanos que “evidencia patrones de persecución”.

Si desde HRW le habían pedido que haga un “diagnóstico correcto” para no ser funcional a Nicolás Maduro, Belski le solicitó que, “en sus esfuerzos por apoyar una salida a la crisis venezolana tenga presente la realidad que se vive en el país y se asegure de que la respuesta nacional y regional reconozca y priorice la situación de derechos humanos”. La organización humanitaria internacional calcula que 6 millones de venezolanos debieron huir de su país en los últimos años.

 

Ofensiva de Rusia arrasa región del Donbás y en Mariúpol queda una sola defensa a punto de caer

 

Foto: AFP

 

Mientras Rusia desplegó ayer una ofensiva a sangre y fuego en la región del Donbás que pretende separarse de Ucrania, la ciudad de Mariúpol vive horas determinantes, ya que los últimos combatientes ucranianos están refugiados en la enorme planta siderúrgica de Azovstal, en el medio de la destrozada ciudad. La toma de la planta por las fuerzas rusas significaría la caída de la ciudad y una enorme victoria para Moscú.

Las fuerzas rusas están intentando asaltar las instalaciones de la planta después de que los combatientes ucranianos ignoraran el domingo el ultimátum de Rusia de rendirse o morir.

Ayer, se conoció el mensaje en video de un comandante de la marina de Ucrania, atrincherado en Azovstal diciendo que sus hombres tenían apenas unas horas más de vida. El mayor Serhiy Volyna afirmó que sus tropas no se rendirían, pero pidió asistencia internacional para los 500 soldados heridos y los cientos de mujeres y niños que, dijo, estaban resguardados con ellos en la planta siderúrgica.

Este es nuestro último mensaje al mundo. Podría ser nuestro mensaje final. Es posible que nos queden apenas días u horas”, dijo Volyna. “Hacemos un llamado de socorro a los líderes del mundo”, añadió. “Los instamos a que organicen una extracción y nos lleven a un tercer país”, pidió desesperadamente.

 

Video con la Edición Compacta de Periodismo a Diario – 20/04/22

 

Comentarios