LOS TEMAS DEL DIA: El Resumen de “PERIODISMO A DIARIO” con Hugo E. Grimaldi

“Terapia de grupo” para pelearle a la inflación, la receta de Fernández

 

A dos semanas de haber lanzado la “guerra” contra la inflación y apenas unas horas después de apuntar contra los “diablos que aumentan los precios”, Alberto Fernández convocó a empresarios y sindicalistas reunirse en el marco del Consejo Económico y Social en el Centro Cultural Kirchner y reivindicó el diálogo entre los actores de la producción y el trabajo.

El Presidente los instó a efectuar una “terapia de grupo” para cambiar la “lógica especulativa” y encontrarle “una solución dialogada” al problema de la inflación. “Hay que darle una oportunidad al diálogo para construir una realidad distinta en un país lleno de urgencias”, dijo.

Como marco de la convocatoria el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas y el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz, plantearon también los lineamientos centrales del Plan Argentina Productiva 2030.

En relación al aumento de los precios, le dio aire interno al ministro Martín Guzmán (resistido por el cristinismo) cuando relató que en una charla que tuvieron habían concluido que “la inflación es un problema nuestro pero que ahora se complica por el escenario internacional. De los 50 puntos (de inflación) debe haber 10 que tienen que ver con la guerra (entre Rusia y Ucrania) y el contexto, pero hay 40 que son nuestros”, justificó.

 

 

Lanzan Plan Productivo, pero prometen ponerlo en marcha en 15 días

 

En el marco del Consejo Económico y Social y sin datos operativos concretos, el Gobierno presentó el plan “Argentina Productiva 2030” que se pondrá en marcha dentro de 15 días para conseguir la creación de 220.000 puestos de trabajo formales por año, duplicar las exportaciones y sacar de la pobreza a 9 millones de personas. El genérico plan que presentado por el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas no da pistas sobre nuevas inversiones, ni cambios impositivos, ni subsidios o reformas laborales para promover el empleo en blanco.

Según Kulfas, la tarea de su área “trasciende la tradicional planificación sectorial” para pasar a ser “coordinado y participativo” junto a “actores productivos, del trabajo, la sociedad civil, provincias y municipios”. Se informó que entre los objetivos principales de la iniciativa, se destacan el “crear 2 millones de puestos de trabajo asalariados formales en el sector privado para 2030, aproximadamente 220.000 por año”.

 

 

Beliz habló de control de las redes sociales y desató el temor a la “censura”

 

A través de un anuncio sobre el uso de las redes sociales “para el bien común” que hizo el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz, el Gobierno generó una polémica por los temores a que su control imponga una suerte de censura que afecte la libertad de expresión. El funcionario dijo que las redes sociales “intoxican la democracia” y desde el Gobierno tuvieron que salir a aclarar que el objetivo de la propuesta no era generar un proyecto de ley para establecer pautas de funcionamiento. El propio Beliz escribió una columna en el diario “Clarín” explicando en qué consistió el estudio.

Del modo en que lo expresó el secretario ayer, el anuncio pareció remitir a una posible regulación de los contenidos digitales, un tema extremadamente sensible en todo el mundo. También se aclaró que “no es objetivo de la iniciativa generar un proyecto de ley ni ningún tipo de regulación, sino generar un debate como ocurre en otras partes del mundo”.

Debido a la confusión del anuncio se produjo una explosión negativa en las propias redes sociales y la oposición salió a criticar la propuesta. “La mejor manera de no intoxicar el espíritu de nuestra democracia es respetando la libertad de expresión y de opinión. Meterse a controlar las expresiones en las redes sociales es inaceptable e inconstitucional”, tuiteó el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. También la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA), que agrupa a los medios periodísticos de toda la Argentina, hizo saber de su preocupación en el tema.

 

 

Cristina no logró los votos para cambiar el Consejo que designa a jueces

 

El kirchnerismo tuvo que suspender ayer la sesión del Senado en la que hoy iba a tratarse el proyecto de ley de reforma del Consejo de la Magistratura a 16 miembros, pero sin la presencia del titular de la Corte Suprema, debido a que el oficialismo no alcanzaba a contabilizar los 37 votos que se necesitan para dar comienzo a la sesión que iba a realizarse hoy. La situación muestra que la vicepresidente Cristina Fernández ya no domina la Cámara Alta como hasta antes de las legislativas del año pasado.

La sesión pasó para la semana próxima y la causa del retraso fue la negativa del senador rionegrino Alberto Weretilneck a acompañar la iniciativa del Poder Ejecutivo, porque pretendía que algunos de los nuevos consejeros surjan del interior del país.

La Corte Suprema había fallado el 17 de diciembre último y estableció un plazo de 120 días para que el Congreso dicte una nueva ley que regule el funcionamiento del Consejo, período que concluye el próximo 15 de abril. Si no se logra una nueva conformación, se volverá la instancia anterior de 20 miembros.

Si el Senado consigue la media sanción, luego falta la aprobación de Diputados, donde no hay seguridad de que se logre la sanción de la ley ya que Juntos por el Cambio presentó un proyecto que repone al presidente de la Corte al frente del Consejo, una cuestión con la que ni el kirchnerismo ni el Ejecutivo están de acuerdo.

 

 

Ucrania negocia bajo presión de ataques rusos que se moderan, pero no cesan

 

Bajo la ofensiva de las tropas rusas en su territorio y con el compromiso de no acercarse a la OTAN, Ucrania negocia en Turquía un cese del fuego que Rusia sólo moderó en algunas ciudades. Mientras se mantiene a la expectativa en las afueras de Kiev, Rusia bombardeó la ciudad de Chernigov pese a los anuncios de Moscú de que reduciría “radicalmente” su actividad militar.

Estas manifestaciones habían generado alguna esperanza tras más de un mes de una guerra que ha dejado miles de muertos y cuatro millones de refugiados. Sin embargo, un vocero del Kremlin aseguró hoy que no ha surgido nada “prometedor” tras las negociaciones con Ucrania y eso prenuncia un recrudecimiento de los ataques, más allá de que podría ser una presión más hacia Ucrania.

A cambio de su negativa de integrarse a la OTAN o de no tener bases en su territorio, Ucrania exigió un tratado internacional integrado por al menos once países donde estarían China e Israel que le ofrezcan garantías de seguridad para protegerlo contra cualquier futura agresión o ataque militar de Rusia.

 

Video con la Edición Compacta de Periodismo a Diario – 30/03/22

 

Comentarios