El Ministerio de Salud bonaerense insta a completar la vacunación contra el sarampión

La cartera sanitaria bonaerense pidió también a los equipos de salud que profundicen la  vigilancia epidemiológica y notifiquen de inmediato los casos sospechosos.

 

Tras la confirmación de un caso de sarampión en una mujer con domicilio en la Ciudad de Buenos Aires y antecedente de viaje al exterior, el ministerio de Salud de la Provincia convoca a los y las bonaerenses a completar sus esquemas de vacunación contra esta enfermedad viral, que puede ser grave y hasta mortal.

Del mismo modo, la cartera sanitaria bonaerense instó a los equipos de salud a intensificar la vigilancia epidemiológica de toda enfermedad febril exantemática, notificarla dentro de las primeras 24 horas desde la sospecha e implementar de acciones de control para evitar su propagación.

A continuación se detallan las dosis que deben tener las personas para estar protegidas contra el sarampión según la edad y en caso de viajar:

• Niños y niñas de 12 meses a 4 años deben tener aplicada UNA DOSIS de vacuna triple viral

• Mayores de 5 años, adolescentes y personas adultas nacidas después de 1965: deben tener al menos DOS DOSIS de vacuna con componente contra el sarampión aplicada después del año de vida.

• Las personas nacidas antes de 1965 se consideran inmunes y no necesitan vacunarse.

 

Para residentes de la Provincia de Buenos Aires que viajen al exterior:

  • Verificar esquema de vacunación completo.
  • Niñas y niños de 6 a 11 meses de vida: deben recibir UNA DOSIS de vacuna triple viral.

El sarampión es una enfermedad viral que se contagia fácilmente por vía respiratoria. Se manifiesta con manchas en la piel, fiebre, conjuntivitis, congestión y tos. En los casos más graves puede llegar a causar neumonía, problemas neurológicos y presenta altas tasas de letalidad en menores de un año.

La buena noticia es que puede prevenirse con vacunas gratuitas y obligatorias, que están contempladas en el Calendario Nacional de Vacunación. No obstante, la pandemia de COVID-19 profundizó la disminución en las coberturas de todas las vacunas del Calendario. Por eso, desde Salud insisten en que es clave que la población verifique y complete los esquemas de vacunación de niños, niñas, adolescentes y adultos y que, ante la presencia de fiebre y exantema (manchas en la piel) consulten cuanto antes en un centro de salud.

La Región de las Américas había certificado la eliminación del sarampión en 2016. Sin embargo, se restableció la circulación endémica en Venezuela en el año 2021 y se registraron 657 casos confirmados en Brasil, incluyendo 2 defunciones. El último caso endémico en Argentina se registró en el año 2000. Sin embargo, producto de la disminución progresiva de las coberturas vacunales en el país a partir del 2016, entre 2019 y 2020 se registraron 199 casos de sarampión.

Frente a esta situación, durante el segundo semestre del año pasado, el ministerio de Salud bonaerense llevó a cabo acciones intensivas de vacunación que lograron aumentar las coberturas de vacuna triple viral al 78,2% al año de vida y al 79,2% al ingreso escolar. También se aplicaron 26.094 dosis de vacuna doble viral y 52.099 dosis de vacuna triple viral con estrategias de recupero de esquemas atrasados. Durante enero y febrero de este año se aplicaron 4.989 dosis de vacuna doble viral y 4.967 dosis de triple viral.

 

Qué deben hacer los equipos de salud

El sarampión constituye una enfermedad de notificación obligatoria. Cuando una o un profesional de la salud sospeche estar frente a un caso de la enfermedad debe informarlo en forma inmediata a las autoridades sanitarias para iniciar el trabajo de investigación epidemiológica que permitirá reducir el riesgo de brote.

Paso a paso de la investigación en terreno de casos sospechosos de sarampión:

  1. Detección temprana, notificación en el SNVS-SISA y alerta epidemiológica dentro de las 24 horas de la detección de un caso sospechoso sin esperar la confirmación de laboratorio.

  2. Visita domiciliaria dentro de las 24 horas y de otros sitios donde haya permanecido la persona afectada.

  3. Muestras de laboratorio. Obtener siempre muestra de suero al primer contacto con el caso

  4. Llenado de la ficha epidemiológica.

  5. Identificación de los contactos.

  6. Investigación de la fuente de infección.

  7. Construcción de la línea de tiempo.

  8. Implementación de búsquedas activas institucional y comunitaria.

  9. Bloqueo con vacuna triple o doble viral.

  10. Redacción de informe epidemiológico.

  11. Clasificación final de los casos.

Comentarios