Reabrieron el principal oleoducto que lleva petróleo de Rusia a Alemania

Druzhba restableció su “pleno” funcionamiento, informó la empresa responsable del ducto. Los esfuerzos se centran ahora en recuperar la zona dañada por la fuga del crudo, a unos 70 kilómetros de la ciudad de Plock.

 

 

El oleoducto de Druzhba, que transporta petróleo de Rusia a Alemania, restableció su “pleno” funcionamiento, informó la empresa responsable del ducto, luego que uno de sus dos ramales fuese cerrado esta semana tras sufrir una fuga en Polonia, cuyas causas aún se investigan.

“Pern restableció el bombeo de petróleo a través del oleoducto dañado”, indicó en un comunicado el operador polaco Pern, que confirmó el correcto funcionamiento tras los trabajos de reparación.

Los esfuerzos se centran ahora en recuperar la zona dañada por la fuga del crudo, a unos 70 kilómetros de la ciudad de Plock, agregó la firma, según consignó la agencia de noticias Europa Press.

Una de las dos líneas del Druzhba, el principal oleoducto que transporta petróleo de Rusia a Alemania, fue cerrada el pasado miércoles después de que se detectara un escape a su paso por el centro de Polonia.

En consecuencia, el suministro de petróleo fue frenado en el ramal dañado, que transportaba el crudo ruso a dos refinerías alemanas.

Aunque las causas del incidente están siendo investigadas, el operador polaco afirmó esta semana que “no hay señales de interferencia de una tercera parte”, en este incidente, a la espera de “análisis más detallados” para poder determinar la causa exacta.

Entre los aspectos tenidos en cuenta están “la manera en que se ha deformado la tubería”, precisaron.

La fuga se produjo cerca de la localidad de Zurawice, 180 kilómetros al oeste de Varsovia.

El oleoducto Druzhba, cuyo nombre significa “amistad”, empezó a construirse en los años 1960.

Cuenta con una red de 5.500 kilómetros que transporta el petróleo desde los Urales hasta las refinerías en Polonia y Alemania. Otra rama del oleoducto lleva el petróleo ruso hacia Hungría, Eslovaquia y República Checa.

Desde el inicio de la invasión en Ucrania, la energía está en el centro de las tensiones geopolíticas entre Rusia y las potencias europeas aliadas de Kiev.

La Unión Europea (UE) avanzó en varios paquetes de sanciones para intentar romper su dependencia energética de Rusia, especialmente el gas, mientras que el Kremlin reaccionó con recortes en el suministro y la búsqueda de nuevos mercados.

En este contexto fue que a fines de septiembre se produjeron fugas en los gasoductos Nord Stream 1 y 2, que conectan Rusia con Alemania por debajo del mar Báltico, con denuncias cruzadas de sabotajes.

Comentarios