Diputados busca avanzar en un dictamen consensuado sobre el proyecto de Agroindustria

La Cámara de Diputados buscará avanzar la próxima semana con la firma de un dictamen consensuado entre el Frente de Todos y la oposición sobre el proyecto de Ley de Fomento al Desarrollo Agroindustrial, que tiene como objetivo aumentar las exportaciones para generar divisas y nuevos puestos de trabajo en la producción de las 24 cadenas de valor del país.

El oficialismo aspira a votarla en una sesión del 31 de agosto donde se tratarán otro conjunto de iniciativas consensuado con los bloques opositores.

El proyecto de fomento de la agroindustria forma parte del paquete de iniciativas que pidió sancionar el ministro de Economía, Sergio Massa, para apuntalar la producción y el crecimiento económico, de las cuales ya se convirtió en ley la prórroga de la vigencia del blanqueo de capitales para activar al sector de la construcción.

El Senado avanzará en las próximas semanas con la sanción del los proyectos de la promoción, el desarrollo y la producción de la biotecnología moderna y de la nanotecnología, y de promoción de inversiones en la industria automotriz, cuya sanción pidió el titular de la cartera de Hacienda.

Para el oficialismo es central contar con la aprobación de estas iniciativas antes del 15 de septiembre cuando el Gobierno Nacional enviará el Presupuesto 2023, que será la principal ley que abordará el Congreso en este segundo semestre y que será el principal objetivo que tendrá el oficialismo junto con la prórroga de los impuestos que vencen a fin de año.

En ese sentido, la comisión de Presupuesto y Hacienda abrirá el debate de la prórroga por cinco años de los impuestos a las Ganancias, Bienes Personales, Monotributo y creación del Fondo para Educación y Promoción Cooperativa.

Por lo pronto, esta semana además de avanzar con la discusión de la extensión de impuestos, las comisiones de Industria y de Agricultura volverán a reunirse para avanzar en la redacción de un dictamen, que el oficialismo aspira a votar en una sesión a celebrarse el 31 de Agosto.

Ahora la intención de los presidentes de de las comisiones de Industria, Marcelo Casaretto (FDT); y de Agricultura, el radical Ricardo Buryaile, tras haber concluido el miércoles la ronda de consulta donde expusieron el secretario de Agricultura, Juan José Bahillo, y representantes de empresas y de los productores, es avanzar en un dictamen.

La intención es que se avance primero a nivel de asesores para poder consensuar un texto que, luego, quedará plasmado en un dictamen que se analizará en un plenario a realizarse entre el miércoles y jueves próximo.

Al respecto, Buryaile afirmó a Télam que “la idea es tratar este proyecto la próxima semana y para eso se reunirán los equipos técnicos para alcanzar acuerdos y acercarnos a un dictamen”

Por su parte, Casaretto afirmó: “Nuestro objetivo es tener más inversiones, valor agregado, empleos y mejores salarios. Trataremos de aprobarla en las próximas semanas”.

La posición del Gobierno sobre la importancia del proyecto fue expresado por el secretario Bahillo quien señaló que esta ley plantea “cuatro ejes: régimen de fomento al desarrollo agroindustrial federal, inclusivo, sustentable y exportador; buscando consolidar a la Argentina como elaborador de alimentos y como un jugador importante en la comercialización”

El funcionario destacó el fuerte sesgo federal de este proyecto ya que “si hay algo que se va a conservar en el país por ser una república federal, que así lo indica la Constitución, es la promoción y las políticas activas para el desarrollo de las economías regionales”.

El secretario agregó que “se deben generar políticas de inclusión laboral ya que si todo este crecimiento no se condice con nuevas oportunidades de trabajo, el desarrollo no se produce, sólo se logra si hay nuevos puestos de trabajo”

El proyecto del Poder Ejecutivo apunta a lograr una mayor industrialización en la actividad agropecuaria para exportar con mayor valor agregado, a través de la incorporación de inversiones y de más tecnología (semillas, fertilizantes, genética, entre otros).

El objetivo que plantea la iniciativa es alcanzar en el 2030 exportaciones por 100.000 millones de dólares y la generación de 700.000 nuevos puestos de trabajo.

El nuevo régimen regirá hasta el 31 de diciembre de 2025, pero el Gobierno podrá extenderlo hasta el 2030.

La iniciativa -en cuya redacción se trabajó a través de nueve mesas técnicas realizadas entre el Ministerio de Economía y el Consejo Agroindustrial Argentino (CAA)- también propone otorgar un bono de crédito fiscal computable para el impuesto a las Ganancias por las compras incrementales en fertilizantes, semillas, bioinsumos, genética y sanidad animal

De acuerdo con el proyecto, en máquinas y equipos se podrán amortizar Ganancias en tres cuotas en adelante-lo habitual son 10- y será para bienes de producción nacional, y en cuanto al IVA se reduce de seis a tres meses el plazo para pedir su devolución.

El nuevo sistema será para productores y empresas que se inscriban en un nuevo “Registro Nacional de Fomento al Desarrollo Agroindustrial Federal, Inclusivo, Sustentable y Exportador”, que funcionará bajo un formato de “Ventanilla Única Digital”.

Para poder mantener el beneficio, cada productor o empresa deberá demostrar en cada ejercicio fiscal que superó los objetivos que se fijan como meta en el proyecto en relación con sus ventas o personal ocupado denominado “Línea de Base”

Las empresas deberán haber aumentado el volumen de ventas, de producción física, volumen de las exportaciones y cantidad de personal ocupado.

 

 

 

 

 

Fuente: Télam (Silvia Rajcher).

Comentarios