Un ataque al edificio del Grupo Clarín cosechó el repudio de todo el arco político

El ataque perpetrado anoche contra la sede del Grupo Clarín, en el barrio porteño de Barracas, cosechó hoy el más enérgico repudio del presidente Alberto Fernández y de buena parte del arco político, que reclamó la rápida identificación y castigo para los responsables del hecho y bregó por el respeto a la convivencia democrática.

“Quiero expresar nuestro repudio al episodio ocurrido frente a la sede del diario Clarín. La violencia siempre altera la convivencia democrática. Esperamos que los hechos se esclarezcan y los autores sean identificados a partir de la investigación que está en curso”, expresó Alberto Fernández a través de su cuenta en Twitter.

La portavoz presidencial, Gabriela Cerruti, también se expresó a través de las redes sociales con un rechazo: “Repudiamos la violencia que altera la convivencia democrática y esperamos que los autores sean identificados prontamente”.

En el mismo sentido se expresó el ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, quien en su cuenta de Twitter publicó: “Repudio el ataque al Grupo @clarincom en la sede de la calle Piedras, con bombas molotov, producido el lunes por la noche, donde al menos nueve personas encapuchadas arrojaron explosivos a las oficinas. Confío que se identifiquen los autores y se los sancione”.

El multimedio denunció hoy que la sede del diario del barrio de Barracas sufrió anoche un ataque con bombas tipo molotov y pidió el “urgente esclarecimiento y sanción” para los responsables, que fueron filmados por cámaras de seguridad.

Según información aportada por la empresa y la que se desprende de las cámaras de seguridad, alrededor de las 23 un grupo integrado por al menos nueve personas con sus caras tapadas arrojaron bombas tipo molotov contra el edificio de la calle Piedras al 1700, un hecho que además de la enérgica condena del Gobierno, sumó el rechazo de representantes del oficialismo y de la oposición.

El Jefe de Gabinete de Ministros, Juan Manzur, manifestó también su “máximo repudio y condena al acto de intolerancia e intimidación perpetrado contra las instalaciones del grupo periodístico Clarín”.

Consideró que “la Justicia debe actuar con la máxima celeridad para identificar y castigar a los responsables” del ataque, en el que no se registraron víctimas, y añadió: “No toleraremos estas agresiones contra la libertad de expresión, uno de los pilares fundamentales de la convivencia democrática que los argentinos y las argentinas debemos seguir cuidando y sosteniendo”.

Otros miembros del oficialismo se manifestaron en términos similares; entre ellos el titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, y el diputado electo por la Ciudad de Buenos Aires que encabezó la lista del Frente de Todos en la última elección, Leandro Santoro.

“Frente a los hechos de violencia contra la sede del diario Clarín, quiero expresar todo mi repudio y rechazo”, expresó Massa en su cuenta de Twitter.

Consideró además que “ataques como éstos no tienen lugar en nuestra sociedad. Mi total acompañamiento a la investigación, para identificar, detener y castigar a los responsables”.

Santoro, por su parte, planteó que “en democracia es inadmisible la tolerancia frente a cualquier atentado contra un medio de comunicación” y agregó: “Vaya mi más enérgico repudio al ataque con bombas molotov cometido contra el diario @clarincom”.

También la agrupación La Cámpora repudió los hechos violentos contra el edificio de Clarín, en un hilo de tuits que fue reproducido por la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner en su propia cuenta en Twitter.

“La convivencia democrática, que se ve severamente afectada por la promoción de los discursos de odio, debe ser cuidada por todos los argentinos y argentinas”, señaló la agrupación liderada por Máximo Kirchner.

Desde la Secretaría de Medios y Comunicación Pública de la Nación, su titular Valeria Zapesochny, manifestó su “más enérgico repudio” al ataque contra el multimedio y confió en que la justicia identifique “rápidamente” a los responsables de ese “acto condenable y los castigue con todo el peso de la ley”.

En un hilo de tuits, la también periodista especializada en salud expresó su “solidaridad” con los trabajadores y directivos del diario y juzgó “fundamental que todas y todos valoremos vivir en democracia y defendamos la libertad de expresión que supimos conseguir”.

El ataque a la sede del Grupo Clarín también fue condenado por el Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) que bregó por “una convivencia democrática basada en el respeto, sin actos ni discursos de odio”.

El ente público que preside Claudio Ambrosini destacó en un comunicado que “la libertad de expresión y pluralidad de voces son valores fundamentales para todos los argentinos y argentinas” y solicitó el “pronto esclarecimiento” del hecho y “la identificación de los responsables”.

Desde la oposición también hubo un enérgico rechazo al ataque contra el edificio en el que funciona el matutino, con el repudio del expresidente Mauricio Macri, recién llegado al país desde Arabia Saudita.

Para el exmandatario, el ataque a Clarín es “un gravísimo intento de amedrentar al medio y a toda la prensa. Un hecho inaceptable que recuerda las prácticas violentas del pasado”.

Macri repudió “la agresión” y confió en que “el gobierno y la Justicia aclaren lo sucedido y detengan a los responsables”.

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, interpretó el ataque a la sede del Grupo Clarín como “una muestra de intolerancia y de violencia”.

En la misma línea, la diputada electa de Juntos por el Cambio en la Ciudad, María Eugenia Vidal, expresó su “repudio” al “violento ataque al edificio del Grupo Clarín”, envió su “solidaridad a todos sus trabajadores” y dijo que “la justicia debe investigar el hecho y encontrar a los responsables de esta grave intimidación a la libertad de prensa”.

En tanto, la titular del PRO, Patricia Bullrich, y el diputado de la Coalición Cívica, Maximiliano Ferraro, interpretaron el hecho violento contra el edificio de Clarín como un “ataque a la libertad de expresión”.

“Pretenden callar a un medio de comunicación e imponer miedo en la sociedad”, sostuvo Bullrich desde su cuenta en la red Twitter, en tanto que Ferraro advirtió que se trataba de “un claro ataque a la libertad de expresión”, movido por “los discursos de odio, intolerancia y violencia”.

Desde la UCR, el jefe del Interbloque de Diputados de JXC, Mario Negri, repudio “el ataque de encapuchados a la sede de Clarín” y entendió que es el “Gobierno el que debe pacificar a la sociedad y brindar seguridad a los ciudadanos y empresas”.

“Es imposible olvidarse que integrantes del oficialismo vienen azuzando esta cruzada anti-medios”, opinó el cordobés Negri.

El titular de la UCR nacional y senador electo, Alfredo Cornejo, también repudió el ataque y expresó su solidaridad con los trabajadores y directivos del medio y exigió “un pronto esclarecimiento de los hechos”.

“Lamentamos y condenamos este grave hecho que una primera vista aparece como una expresión violenta de intolerancia contra un medio de comunicación, y esperamos su urgente esclarecimiento y sanción”, señaló el Grupo Clarín en un comunicado de prensa difundido esta mañana.

La empresa indicó que se “hizo la denuncia correspondiente y el juzgado interviniente está analizando videos y realizando demás tareas investigativas”.

Precisó que la secuencia del ataque quedó filmada y la investigación está en manos del Juzgado Federal N° 9, a cargo del juez Luis Rodríguez, quien caratuló la causa como “intimidación pública”.

En tanto, la comisión interna de los trabajadores de Clarín aseguro que en el edificio “hay compañeras y compañeros durante las 24 horas” y exigió “el esclarecimiento de lo sucedido” y “condiciones seguras” para ejercer sus tareas “sin riesgos y con libertad”.

Comentarios