Mientras endurecen discursos, Macri y Larreta compiten por armados políticos en provincia de Buenos Aires

En el territorio denominado en la jerga política “la madre de todas las batallas” -ya que la provincia de Buenos Aires concentra casi el 40% de los votos de todo el país-, Macri y Larreta activaron sus resortes para comenzar a trabajar el “territorio” y potenciar sus alianzas.

 

Foto: Télam (Daniel Dabove).

 

Los principales referentes del PRO, Mauricio Macri y Horacio Rodríguez Larreta, están embarcados en el despliegue de un armado político y territorial en todo el país para dirimir sus internas pero que tiene foco en la competencia por construir una estructura de apoyos en la provincia de Buenos Aires.

En el territorio denominado en la jerga política “la madre de todas las batallas” -ya que la provincia de Buenos Aires concentra casi el 40% de los votos de todo el país-, Macri y Larreta activaron sus resortes para comenzar a trabajar el “territorio” y potenciar sus alianzas.

Desde el lado de Larreta, durante junio volverá la hiperactividad de su candidato a gobernador, Diego Santilli.

Santilli, ya despojado de la responsabilidad de coordinar la campaña del jefe de Gobierno de CABA -de lo que de ahora en más se ocupará el diputado nacional Omar de Marchi-, pondrá énfasis en recorrer la mayor cantidad de distritos posibles por mes.

Sólo en junio, Santilli piensa recorrer 4.500 kilómetros entre los 135 municipios de la provincia.

Esta semana que pasó estuvo por Berazategui, San Fernando y La Matanza, mientras que dedicará el fin de semana en curso a Tres de Febrero, distrito gobernado por el intendente del PRO Diego Valenzuela.

La incorporación de De Marchi, mendocino y vicepresidente de la Cámara de Diputados, busca armar la agenda federal de Larreta y facilitar su inserción en todas las provincias.

Macri también promete novedades en su desembarco bonaerense: el expresidente cerró un acuerdo político con el actual intendente de Lanús, Néstor Grindetti, quien bendecido por el exmandatario ya comenzó a caminar la provincia en su intención de ser candidato a gobernador el año entrante.

Así, la grilla de alianzas y padrinazgos políticos del PRO para la carrera a gobernador en la provincia queda conformada de la siguiente manera: Larreta apoyando a Santilli; María Eugenia Vidal respaldando a Cristian Ritondo; Mauricio Macri brindando su apoyo a Néstor Grindetti y Patricia Bullrich dando su aval a Javier Iguacel, intendente de Capitán Sarmiento y exministro de Energía de Cambiemos.

Más allá del territorio bonaerense, los referentes nacionales del espacio seguirán sus recorridos por el interior del país.

Tras haber hecho varias intervenciones ante el llamado “círculo rojo” -la última fue ante empresarios industriales y del campo en un hotel de Puerto Madero el jueves pasado- Larreta pondrá proa hacia distintas provincias, con un cronograma de dos visitas por mes.

La próxima confirmada será el 24 de junio en la ciudad cordobesa de Río Cuarto, mientras se prepara otra visita para la semana que viene, en destino aún a confirmar.

Macri, de momento, no elige una estrategia territorial ni de mostrarse en público, y tras haber subido su perfil con una serie de reportajes, dedica buena parte de su día a recibir a políticos y empresarios en sus oficinas de la zona norte del conurbano.

Sobre cómo se dirimirán las candidaturas, el PRO se sigue dividiendo entre los que piensan que habrá PASO entre los dos sectores en pugna Macri/Bullrich vs. Larreta, y los que consideran que todos los sectores llegarán a un acuerdo para evitar el desgaste que significa una interna.

En cuanto a lo discursivo, todos los sectores están en plan de endurecer sus palabras ante el posicionamiento de Javier Milei entre los votantes de derecha, aunque persisten las diferencias: mientras Larreta insistió durante esta semana en una coalición de Gobierno de centro que incluya a peronistas, el macrismo más duro rechaza esta hipótesis y planea una coalición con sectores liberales.

Otra idea compartida por las diversas líneas internas del PRO es la percepción de que el fenómeno Milei, si bien sigue siendo importante en término de buen posicionamiento en las encuestas, comenzaría a “deshilacharse”, sobre todo tras la polémica que se generó sobre su postura sobre la venta de órganos.

 

 

 

 

 

Fuente: Télam.

Comentarios