Haití: detuvieron a otro exmilitar colombiano por el magnicidio y EEUU envió un “equipo técnico”

La Policía Nacional de Haití (PNH) informó hoy la detención de otro exmilitar colombiano, Gersaín Mendivelso Jaimes, con lo que eran ya 18 los ciudadanos de ese origen arrestados por su implicación en el asesinato del presidente Jovenel Moïse el pasado miércoles, y Estados Unidos anunció el envío de un “equipo técnico” para relevar posibilidades de ayuda.

“La colaboración de la población es de suma importancia en la localización de estos matones para que la PNH pueda tenerlos bajo su control y remitirlos a un tribunal competente para que respondan por sus actos”, dijo la Policía en un comunicado.

Además, la PNH publicó una lista con los 20 nombres de los sospechosos detenidos e identificados hasta esta tarde, incluidos dos ciudadanos estadounidenses de origen haitiano.

De las 28 personas que formaron parte del comando responsable del asesinato de Moïse, cinco colombianos continuaban prófugos y tres murieron abatidos, según las autoridades.

La cancillería de Colombia dijo que inició las gestiones de asistencia consular para la repatriación de los cuerpos de los tres exmilitares muertos, así como para la asistencia a los colombianos detenidos por el magnicidio.

Por su parte, los dos haitiano-estadounidenses declararon hoy y aseguraron que el objetivo no era matar, sino detener a Moïse, además de ratificar que tenían una copia de la orden de detención, aunque no recordaban quién la había emitido.

“La misión era detener al presidente y llevarlo al palacio presidencial”, habría declarado uno de ellos, e insistió en que los dos estaban allí como traductores y que no participaron del asesinato, informó la agencia de noticias Sputnik.

El ataque se preparó durante un mes en comidas y reuniones en una casa de Puerto Príncipe donde se alojaban los mercenarios, según fuentes citadas por el periódico Miami Herald.

La PNH también anunció que los responsables de la seguridad de Moïse tienen prohibido salir del país, deben presentarse diariamente en la sede de la Inspección General, y adelantó que varios oficiales serán entrevistados por la Fiscalía desde mañana, según el portal Haiti24.net.

La decisión de la PNH se difundió luego de que trascendiera que uno de los responsables de la seguridad, el comisario Dimitri Hérard, había realizado viajes a Sudamérica, incluidos países como Colombia o Ecuador, según medios haitianos.

Hérard, miembro de la Unidad de Seguridad General del Palacio Nacional (Usgpn), está siendo investigado por las autoridades estadounidenses por tráfico de armas, agregó el grupo de estudios estadounidense Centro de Investigaciones Económicas y Políticas (CEPR).

La situación de Haití se complicó aun más ayer, después de que un Senado diezmado, que tiene apenas 10 de sus 30 integrantes con mandato en vigor, eligiera como presidente interino a Joseph Lambert, mientras el primer ministro en funciones, Claude Joseph, y su sucesor designado por Moïse apenas dos días antes del asesinato, Ariel Henry, también se disputan el control.

Con este panorama, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, envió un “equipo técnico” a Haití después de que el gobierno haitiano pidiera el viernes, a Washington y a la ONU, el envío de tropas para ayudar en la estabilización del país tras el atentado.

“Queremos saber más de las necesidades del gobierno haitiano y por eso enviamos hoy un equipo técnico con ese fin”, explicó una fuente de Washington, y agregó que Biden “recibirá la información de este equipo cuando vuelva y entonces tomará decisiones al respecto”.

Moïse fue ultimado en su residencia de Puerto Príncipe el miércoles pasado y menos de 24 horas después del hecho, el gobierno anunció que había detenido a los primeros dos sospechosos y abatido a otros cuatro.

La primera dama, Martine, quien resultó gravemente herida durante el atentado y fue trasladada ese mismo día a Miami, manifestó ayer desde el hospital: “Enviaron mercenarios a matar al presidente y su familia en su casa por carreteras, agua, luz, el referendo y las elecciones de fin de año, para evitar una transición al país”.

Tras darse a conocer la noticia del atentado, Joseph dispuso de inmediato el estado de sitio, cerró el aeropuerto de la capital y blindó la frontera con República Dominicana, país con el que comparte la isla La Española, en medio de rumores de que los mercenarios responsables del asesinato podrían haber huido a esa nación vecina.

La oposición haitiana reclamaba la salida del poder de Moïse, con el argumento de que su mandato había concluido el pasado 7 de febrero, mientras el presidente insistía en febrero de 2022 como término de su período.

En ese contexto, el país debe celebrar este año elecciones presidenciales, legislativas y locales, y también tiene agendado un referendo constitucional en septiembre, después de haber sido aplazado dos veces debido a la pandemia de coronavirus.

El calendario electoral que prevé en septiembre la votación para la elección de un nuevo mandatario fue confirmado ayer por las autoridades haitianas.

Comentarios