Detuvieron a “Teto” Medina por reducción a la servidumbre en una comunidad terapéutica

En total se realizaron 21 allanamientos y son 17 los demorados en la causa, caratulada como “asociación Ilícita y reducción a la servidumbre con fines de explotación laboral”. Medina promocionaba el lugar, destinado a la rehabilitación de personas con adicciones en Berazategui.

 

 

El conductor televisivo Marcelo “Teto” Medina fue detenido este jueves junto a otras 16 personas en una causa por presunta asociación Ilícita y reducción a la servidumbre con fines de explotación laboral en una comunidad destinada a la rehabilitación de personas con adicciones, informaron fuentes policiales y judiciales.

La investigación se centra en una comunidad terapéutica, llamada La Razón de Vivir, orientada a la rehabilitación de personas con adicciones, ubicada en la localidad de Berazategui y Florencio Varela, en la zona sur de la provincia de Buenos Aires, y en el departamento de Punilla, en Córdoba

Fuentes judiciales informaron que en el lugar “se identificaron a unas 200 personas sometidas a trabajos y servicios de servidumbre con fines de explotación laboral, mayores y menores de edad”.

LA COMUNIDAD TERAPÉUTICA “LA RAZÓN DE VIVIR” NO ESTABA HABILITADA

La titular de la Secretaría de Políticas Integrales sobre Drogas de la Nación Argentina (Sedronar), Gabriela Torres, aseguró a Télam que el centro de rehabilitación “La razón de vivir”, donde fueron detenidos varios de sus integrantes, entre ellos Marcelo “Teto” Medina, no estaba habilitado por el Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires, e indicó que el organismo está interviniendo para garantizar la situación de los pacientes.

“Lamentamos este tipo de noticias que son reiteradas”, dijo la secretaria de Sedronar y precisó que “en este momento hay personal de Sedronar con personal de la Subsecretaría de Salud Mental de la provincia de Buenos Aires” interviniendo en el lugar, ubicado en la localidad de Berazategui y Florencio Varela, en la zona sur de la provincia de Buenos Aires.

Medina fue apresado en su vivienda del barrio porteño de Palermo por personal de la División Delitos Cibernéticos contra la Niñez y Adolescencia de la Policía Federal Argentina y otras 16 personas fueron demoradas, en el marco de los 21 allanamientos simultáneos realizados con intervención de la Dirección de Trata de Personas de la Policía de la provincia de Buenos Aires y la Policía de Córdoba.

El jefe y organizador de la comunidad es Néstor Ezequiel Zelaya, quien también fue detenido.

El procedimiento fue llevado a cabo por la Unidad Fiscal de Delitos Conexos a la Trata de Personas, Pornografía Infantil y Grooming de Berazategui de la provincia de Buenos Aires, a cargo del fiscal Daniel Ichazo, con intervención del juzgado de garantías N°8 de Florencio Varela, a cargo de Adrián Villagra.

 

 

En la investigación se determinó que habría otros centros terapéuticos provinciales involucrados en Buenos Aires y Córdoba, donde el exintegrante del programa VideoMatch participaba activamente en actividades realizadas por los representantes de la organización, informaron las fuentes judiciales.

Según las investigaciones judiciales, Zelaya era quien establecía contactos y realizaba apariciones en medios de comunicación, fijaba los aranceles a cobrar para ingresar a las quintas de rehabilitación y coordinaba la internación de un nuevo paciente.

También era el que indicaba cómo debían ser las condiciones de servidumbre y trato de las víctimas, incluido el sistema de castigo y la prohibición de salir de las quintas, así como la forma, condiciones y tipos de trabajos forzosos que debían realizar algunas víctimas, según revelaron a Télam fuentes judiciales.

LAS DENUNCIAS DE LAS VÍCTIMAS Y ESCUCHAS TELEFÓNICAS DESATARON LA INVESTIGACIÓN

El agente fiscal de la Unidad funcional de instrucción y juicio (UFIJ) 1 de Berazategui, Daniel Ichazo, confirmó que las detención del conductor televisivo “Teto” Medina y otras 16 personas comenzó con la denuncia de exinternos y corroborado por escuchas telefónicas.

“La investigación comienza por denuncias de propias victimas que salieron de acá en los últimos seis meses, son 10 victimas y tiene que ver con este contexto de reducción a la servidumbre, trabajo forzoso y medicación no controlada que se le daba algunos, no a todos, y además la ganancias económicas por lo que le hacían trabajar y no le pagaban, y porque a algunas familias le pedían una cuota“, explicó el fiscal.

Luego de ingresar a uno de los centros ubicados en la zona sur del Gran Buenos Aires, el funcionario judicial explicó que todas estas presuntas acusaciones “no solo se prueba con testimonios, sino con escuchas telefónicas de 45 días”.

“Tengamos en cuenta que estamos hablando de una patología que arrasa a la comunidad, donde los recursos simbólicos y al situación de vulnerabilidad en que se encuentra la familia y los chicos, hace que algunos quieran dejar a su hijo o hermano donde cree que esta siendo rehabilitado, y no es así”, añadió Ichazo a los medios y se retiró para continuar con la entrevista de los internos.

Previamente, antes de hablar con la prensa, el funcionario judicial habló con los familiares de las personas que se encontraban internadas en esa comunidad terapéutica, llamada La Razón de Vivir, orientada a la rehabilitación de personas con adicciones.

Durante ese intercambio, el fiscal trató de explicarles que era lo que sucedía, mientras que los familiares desmintieron las denuncias y pedían que los mantengan es ese centro, donde “los chicos están bien”, dijeron la mayoría de los presentes, que en un momento cantaban “queremos a la institución”.

Un momento de tensión se produjo cuando un familiar preguntó si estaba la Sedronar, y ante la repuesta afirmativa del fiscal dijeron al unísono “no, no queremos a Sedronar”, al tiempo que una mujer aseguró que su hermano murió por la intervención de esa entidad nacional.

“Usted es fiscal, si yo me llevó a mi hijo y vuelve a drogarse a la calle, yo que hago. Eso para mi es un retroceso”, cuestionó una mujer y en respuesta Ichazo dijo “me encantaría responder eso, pero no puedo”.

Por último, el fiscal pidió tiempo para poder hablar con las personas internadas y luego junto a los familiares y las autoridades determinar a que lugares van a ser derivados cada uno, “nadie se va a ir de acá obligado o contra su voluntad”, pero indicó el lugar no está habilitado para funcionar.

 

La voz de los famliares

Tras conocerse la detención de los responsables de la comunidad, la madre de un joven que se encuentra allí en rehabilitación declaró a los medios de comunicación en la puerta de la sede de Berazategui que su hijo está internado “hace 6 meses y es otra persona junto a otros 60 chicos más.”

“El ‘Teto’ Medina es el mejor de todos, es una excelentísima persona, viaja en tren desde zona Norte para estar con los chicos acá, les enseña sobre la vida, jamás hubo nada”, dijo la mujer.

Otra familiar de un paciente internado en la comunidad afirmó que “los hijos que están acá, están cuidados, protegidos, alimentados y con una nueva vida que los cambió, porque los sacó de la calle y de la droga”.

Por su parte, Cristian, un expaciente rehabilitado que estuvo internado 14 meses en el centro, afirmó por La Nación+ que “no es nada cierto lo que dicen” y agregó: “Yo cuando estuve acá jamás viví lo que están diciendo. Al contrario, acá me dieron un lugar, me dieron un techo, me dieron comprensión, me pudieron entender”.

Comentarios