Conmebol suspende árbitros de Argentina-Brasil por codazo de Otamendi a Raphinha

La Conmebol resolvió hoy suspender “por tiempo indeterminado” a los árbitros uruguayos Andrés Cunha y Esteban Ostojich, y desafectar al primero de la final de la Copa Sudamericana, tras el encuentro de anoche por las Eliminatorias para Qatar 2022 entre Argentina y Brasil, en San Juan, en el que no sancionaron un codazo de Nicolás Otamendi a Raphinha.

Cunha fue el árbitro del partido y Ostojich estuvo a cargo del VAR durante el clásico sudamericano, disputado anoche en el Estadio Bicentenario de San Juan y que finalizó en un empate sin goles.

En la jugada en la que el defensor argentino Otamendi, actual jugador de Benfica de Portugal, golpeó la cara del delantero brasileño Raphinha (Leeds, de Inglaterra), los árbitros decidieron no sancionar la infracción.

Posteriormente y en la grabación del VAR se escucha a los jueces intercambiar opiniones y desestimar el grado del golpe para continuar con el desarrollo del juego.

Cunha, además, fue desafectado de la final de la Copa Sudamericana que jugarán el sábado en Montevideo dos equipos brasileños, Paranaense y Bragantino, y en el que iba a estar a cargo del VAR. Lo reemplazará Leodán González.

Así las cosas, el organismo del futbol sudamericano resolvió oficialmente:

“1) Suspender a los árbitros Andrés Ismael Cunha Soca y Esteban Daniel Ostojich Vega por tiempo indeterminado en el ejercicio de sus funciones en competiciones organizadas por la Conmebol”.

En tanto, en otra de las sanciones, la Conmebol suspendió al árbitro chileno Roberto Tobar tras analizar el partido Brasil-Colombia del 11 de noviembre, por “haber incurrido en errores graves y manifiestos en la conducción disciplinaria del partido”

La sanción a Tobar hace referencia a dos acciones “antideportivas” no sancionadas del jugador Neymar (Brasil) y del “uso ilegal del brazo” del jugador Juan Guillermo Cuadrado (Colombia).

Ambas resoluciones llevan la firma del presidente de la Comisión de Árbitros, el brasileño Wilson Seneme.

Comentarios