A PESAR DE UN DESCENSO, SE MANTIENE ALTA AUN LA INFLACION EN ESTADOS UNIDOS.

La inflación de Estados Unidos sorprendió levemente al alza en abril. El IPC mostró un incremento de 0.3% m/m, levemente por encima de lo esperado (0.2%), pero significativamente por debajo del aumento de 1.2% en marzo. En términos de componentes, los precios de alimentos aumentaron 0.9%, mientras que los de energía cayeron 2.7% principalmente beneficiados por los menores precios de los combustibles (-6.1% m/m). Sin embargo, algo preocupante del reporte de inflación fue el incremento que experimentaron los servicios, ya que subieron 0.7% m/m desde 0.6% m/m en marzo. La inflación que excluye los elementos más volátiles, como ser alimentos y energía, experimentó una suba aun mayor a lo esperado ya que fue de 0.6% en abril versus 0.4% proyectado.

En términos interanuales, el descenso de la inflación fue menor al estimado, ya que se redujo a 8.3% a/a desde 8.5%, y no 8.1% como se esperaba, mientras que la inflación núcleo se redujo a 6.2% desde 6.5% en marzo.

Los datos de inflación de abril confirman que el máximo de la inflación en Estados Unidos parecería haber quedado en el primer trimestre de este año, sin embargo, la elevada inflación de servicios favoreció las preocupaciones respecto a la velocidad de convergencia. Esto último será muy relevante a la hora de dimensionar la extensión y velocidad del ciclo de suba de tasa de política monetaria de la Reserva Federal hacia adelante. Actualmente, la curva de rendimientos incorpora una tasa de política monetaria en 2.75% hacia fin de año y 3.25% en 2023. Sin embargo, estos estimados pueden fácilmente elevarse si el descenso de la inflación es menor al esperado y con mayor resiliencia, ya que en este caso la Reserva Federal seguramente tendrá que tomar una postura más restrictiva para poder llevar la inflación hacia la meta. Esto naturalmente implicará mayores tasas de interés, algo que probablemente termine presionando al resto de los activos, por ejemplo, las acciones.

 

Inflación interanual

 

Fuente: Bloomberg & Balanz

 

Por el lado de los activos financieros, la tasa del tesoro americano a 10 años experimentó una suba superior a 10pbs a 3.07% una vez conocida la sorpresa inflacionaria, pero terminó cediendo luego a niveles cercanos a los menores intradiarios. Por el lado de las acciones, la menor presión en las tasas de interés con mayor vencimiento en Estados Unidos ayudó al S&P 500 a recuperar parte de las perdidas iniciales, pero el mismo se mantuvo operando en un entorno de volatilidad.

Comentarios