30 años después, la Justicia argentina le atribuyó a Irán el atentado contra la AMIA: “Estado terrorista”

En dos fallos distintos, pero conectados, firmados por los jueces Carlos Mahiques, Diego Barroetaveña y Ángela Ledesma, la Cámara Federal de Casación Penal dio por probado que el gobierno de Irán estuvo detrás del ataque terrorista a la AMIA el 18 de julio de 1994.

A casi tres décadas de ese cruel acontecimiento que les costó la vida a 85 personas. Los jueces decidieron declarar “crimen de lesa humanidad al atentado” y confirmar la calificación de “graves violaciones de los derechos humanos” y, por lo tanto, imprescriptibles. También confirmaron la absolución de Carlos Telleldín y disminuyeron algunas condenas por encubrimiento, al tiempo que solicitaron el “juicio en ausencia” para los acusados.

En su voto en el fallo sobre la responsabilidad del vendedor de autos usados que entregó la Traffic, Mahiques sostuvo la posibilidad de acusar penalmente a Irán ante la Corte Penal Internacional, pero señaló que no están dadas las circunstancias jurídicas para que eso prospere y propuso que las víctimas inicien una acción civil contra ese país.

Dijo también que serían necesarias reformas para poder realizar el “juicio en ausencia” de los prófugos por el atentado a la AMIA, siete libaneses e iraníes que tienen pedido de captura internacional de Interpol y que están protegidos en su país. Las leyes en la Argentina exigen que estén a derecho y que nombren un abogado para ser juzgados.

Por eso, el juez señaló que “cuando se trata de delitos como el terrorismo, que por su letalidad y magnitud de injusto agravian a toda la comunidad internacional, se impone de manera inexcusable la adopción por el Estado de procedimientos alternativos y complementarios que aseguren la posibilidad de impulsar los procesos y evitar así la impunidad de los autores, instigadores y cómplices”.

El fallo no dispone la declaración de Irán y en cambio impulsa reformas en el orden internacional: “sería imperativo prever la conducta ilícita internacional de los Estados de manera clara, precisa y taxativa”, escribió Mahiques y propuso que “la jurisdicción para juzgar tales conductas debe confiarse a una Corte Internacional imparcial, en ejercicio de una jurisdicción obligatoria”. Propuso además una reforma de las reglas de las Naciones Unidas para el derecho penal internacional.

Ya la Corte y las investigaciones de la Unidad Fiscal AMIA habían determinado que la ejecución fue responsabilidad de la organización terrorista Hezbollah y ahora, Mahiques retoma esa idea al hablar del financiamiento, logística y directivas para su concreción de quienes conducían el gobierno de Irán.

Afirmó que “la responsabilidad internacional conlleva la obligación de reparar íntegramente el daño causado (moral y material), mediante una indemnización pecuniaria”, lo que habilita a que los familiares de las víctimas hagan reclamos económicos al gobierno iraní.

Los jueces revisaron el resultado de dos juicios: el que absolvió a Telleldín y el que condenó al primer juez a cargo de la investigación, Juan José Galeano; al extitular de la SIDE, Hugo Anzorreguy y al propio Telleldín por peculado, privación ilegal de la libertad, falsedad ideológica, violación de medios de prueba e incumplimiento de los deberes de funcionario público.

En este juicio fue absuelto, en cambio, el fallecido expresidente Carlos Menem. Los jueces redujeron la condena de Galeano a cuatro años de prisión.