“Una Dosis o Dos Dosis”

Por Claudio Rosso | 11 de Enero de 2021

El Reino Unido comenzó a vacunar a su población el 7 de diciembre siguiendo los protocolos de Pfizer y BioNTech cuyos ensayos clínicos de su vacuna, aseguraban que la efectividad de esta era de más de un 90% tras administrarse dos dosis separadas por 21 días, pero cambió su hoja de ruta y ha comenzado a ofrecer la segunda dosis 12 semanas después de la primera, cuatro veces más tarde de lo recomendado por el fabricante.
La Organización Mundial de la Salud recomienda que se mantenga el protocolo establecido para la vacuna contra el COVID-19 de Pfizer/BioNTech que dispone suministrar a una misma persona dos dosis de la vacuna con una diferencia de entre 21 y 28 días.
Esta ha sido una de las recomendaciones que ha emitido el Grupo Asesor Estratégico de Expertos en Inmunización de la agencia de la ONU que se ha reunido este martes en Ginebra, explicó el doctor Alejandro Cravioto, miembro de ese Grupo.
No obstante, este Grupo señala que, en casos excepcionales y dependiendo de la situación epidemiológica de cada país y de la disponibilidad de las vacunas, se puede extender el periodo entre ambas dosis por un tiempo limitado.
“El Grupo Asesor Estratégico de Expertos en Inmunización recomienda la administración de las dosis de la vacuna entre 21 y 28 días. Mientras reconocemos la falta de información sobre la seguridad y la eficacia de una dosis más allá de tres o cuatro semanas, el Grupo ha hecho una disposición para países que están en circunstancias excepcionales epidemiológicas y de escasez de vacunas para que puedan retrasar unas semanas la segunda dosis con el objetivo de maximizar el número de individuos que se puede beneficiar de una primera dosis”, explicó el doctor Alejandro Cravioto, miembro de ese Grupo.
Más tarde, sus colegas Kate O’Brien y Joachim Hombach precisaron que se periodo de dilación entre la primera dosis y la segundad al que se refiere la disposición puede ser máximo de hasta seis semanas.
“No existen datos para demostrar que la protección tras la primera dosis se sostiene si se administra la segunda dosis después de 21 días”, dijeron Pfizer y BioNTech en un comunicado reciente al respecto.
Administrar una segunda dosis es importante porque aumenta las posibilidades de que la vida vuelva a la normalidad, al brindar a las personas inmunidad duradera, sugirió Jean-Daniel Lelièvre, jefe del departamento de inmunidad y enfermedades infecciosas del Hospital Henri-Mondor de Créteil.
“El propósito de una segunda dosis es hacer que la inmunidad perdure y, tal como están las cosas, no hay evidencia que indique que una sola dosis otorga el mismo nivel de protección”, dijo al diario francés Le Monde.
La postura de las autoridades británicas ha generado varias críticas dentro de su frontera y alimentado un debate internacional.
La Asociación Médica Británica, por ejemplo, calificó como “groseramente injusto” haber cancelado la cita de pacientes que habían recibido la primera dosis y les tocaba pronto la segunda.
Entre estos pacientes se encuentran parte de los colectivos más vulnerables al virus, como los mayores de 80 años y el personal sanitario.
Por otra parte, la Asociación Médica del Reino Unido, en una carta remitida a Matt Hancok, el ministro de Sanidad, expresó sus “graves y reales preocupaciones sobre los cambios repentinos en el régimen de la vacuna de Pfizer porque no siguen las recomendaciones de la ciencia”.
A Estados Unidos también llegó el debate, pero descartan adoptar la estrategia de Reino Unido.
“Hemos seguido las discusiones sobre reducir el número de dosis, cambiarla, extender el tiempo entre las mismas o mezclar vacunas para así inmunizar a más personas contra la covid-19”, dijeron en un comunicado los doctores Stephen Hann y Peter Marks, quienes lideran la división de vacunas de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU.
El escrito admite que “todas estas cuestiones son razonables durante los ensayos clínicos”.
Sin embargo, considera que cambiar la estrategia ahora “sin los datos apropiados” pone en “riesgo” la salud pública y “socava” los esfuerzos para fabricar las vacunas contra la covid-19.
“En una pandemia hay que respetar los protocolos. Y los de Pfizer dicen que la inmunidad se genera con una dosis hoy y la siguiente a los 21 días”, opinó García Rojas, presidente de la AEV (Asociación Española de Vacunología).
El experto, sin embargo, entiende que la situación de Reino Unido “es muy complicada” por el rápido aumento de casos y la presión hospitalaria.
“Buscan generar mayor inmunidad, pero reitero que debe respetarse la ficha técnica de las vacunas y apoyarse en los datos disponibles. Es confuso para la ciudadanía y riesgoso”, apunta García Rojas.
José Manuel Bautista, director del Departamento de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad Complutense de Madrid en España, tiene otros temores.
“Lo que más me preocupa de la estrategia que adopta Reino Unido es que en las 12 semanas entre la primera y la segunda dosis se produzcan escapes de mutaciones del virus que reduzcan la eficacia de la vacuna”, explica Bautista a BBC Mundo.
“Con un 60-70% de vacunación se empieza a controlar al microorganismo y cortar la transmisión”, dice García Rojas.
“Estamos en una pandemia y no se trata de solo controlar la enfermedad en Reino Unido, Francia o España. También hay que combatirla en África y América Latina”
Teniendo en cuenta que somos más de siete mil setecientos millones de personas, esto podría tomar años.
Tal vez la estrategia deba ser, vacunar con plan completo, dos dosis de acuerdo a protocolo, al personal de sanidad, a los mayores de 60 años y a quienes porten comorbilidades, para disminuir rápidamente las muertes y el número de casos graves y considerar la administración de una sola dosis para el resto de la población menos susceptible.
“Todavía no se conocen al 100% la enfermedad y su inmunidad. Es pronto para decir qué porcentaje se necesita vacunar para disminuir la transmisión”, comenta a BBC Mundo el doctor Rodrigo Romero, secretario general de la Asociación Mexicana de Vacunología.
Por otra parte, el doctor Tedros Adhanon Ghebreyesus, director general de la Organización Mundial de la Salud, aseguró que el mundo ha entrado en una nueva fase de la pandemia, donde la solidaridad es más necesaria que nunca.
“Estamos en una carrera para salvar vidas en este momento y es importante en cualquier crisis actuar rápido y no arrepentirse. La carga de casos es tan alta en varios países que los hospitales y las unidades de cuidados intensivos se están llenando y alcanzando unos niveles peligrosos”, explicó.
En cuanto a nuestro país, las autoridades no descartan aplicar una sola dosis de la Vacuna Sputnik V en el afán de llegar a una mayor cantidad de personas.
Es necesario recordar que la Vacuna Sputnik consta de dos dosis con compuestos diferentes y en razón de esa diferencia de componentes radica su efectividad, por supuesto que en relación a la misteriosa vacuna no se conocen estudios que fundamenten el uso de una sola dosis.
El panorama es claro, la producción de los laboratorios no alcanza a cubrir las necesidades del planeta para lograr una inmunidad que pueda frenar esta pandemia, que además recrudece día a día recordándonos que seguimos en peligro.

Claudio Rosso - Asesor de riesgos del trabajo

Comentarios