“Trabajemos unidos para que la derecha maldita no vuelva a gobernar la Argentina”

El Presidente y el gobernador bonaerense Axel Kicillof encabezaron el acto de licitación pública para el dragado del Canal Magdalena. La obra conectará el sistema marítimo con el sistema fluvial argentino y favorecerá la integración de puertos del país.

 

Foto: Presidencia

 

El presidente Alberto Fernández pidió este jueves “mirar hacia el futuro para que la derecha maldita nunca más vuelva a gobernar la Argentina” y dijo que, con el llamado a licitación del Canal Magdalena, “se están recuperando los derechos soberanos del país”.

 

“La división nuestra sólo permite que otra vez se frustre la construcción del Canal Magdalena, que no se generen puestos de trabajo y que Argentina una vez más vea postergada sus ilusiones. Miremos hacia el futuro para que la derecha maldita nunca más vuelva a gobernar la Argentina”, dijo el Presidente al encabezar en Ensenada el anuncio del llamado a licitación del Canal Magdalena.

 

El llamado del Presidente a la unidad hacia el interior del Frente de Todos se produce en la previa de la reunión que el Partido Justicialista (PJ) mantendrá este viernes en la sede porteña de la calle Matheu, para fijar la fecha del próximo congreso partidario para comenzar a definir la estrategia electoral y las reglas de participación para unas eventuales elecciones primarias abiertas y obligatorias (PASO).

 

Foto: Presidencia

 

Acompañado por el ministro de Transporte, Diego Giuliano; el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, y el intendente local, Mario Secco, el Jefe de Estado dio el puntapié para la licitación de la obra de dragado y balizamiento del canal de acceso argentino a la hidrovía, lo que permitirá la conexión marítima entre los puertos del Río de la Plata y del litoral marítimo de las provincias argentinas, estableciendo un corredor logístico nacional para el comercio exterior.

 

Fernández señaló que, durante los cuatro años de su Gobierno se vio “bastante asediado” porque “muchos creían” que tenía desinterés en las obras de ese canal y en la recuperación de la hidrovía.

 

“Había que buscar las condiciones después de recibir el país que me dejó (Mauricio) Macri, después de la pandemia, después de la guerra, para poder hacer las cosas que la Argentina necesita hacer”, explicó el mandatario.

 

El jefe de Estado se refirió especialmente al caso de la concesión de la Hidrovía como una especie de caso testigo y recordó que su gestión decidió no volver a prorrogarla.

 

Además, anuncio que la semana próxima se pondrá en funcionamiento el ente que regulará la Hidrovía: “Eso es federalizar a la país. Va a funcionar en Rosario y va a cuidar los recursos de los argentinos”.

 

“Había que buscar las condiciones después de recibir el país que me dejó (Mauricio) Macri, después de la pandemia, después de la guerra, para poder hacer las cosas que la Argentina necesita hacer”

Alberto Fernández

 

“Le dije a la Administración General de Puertos que haga un contrato corto para llevar adelante las tareas de balizamiento y las tareas de dragado y al cabo de un año de gestión de qué nos dimos cuenta de que habíamos ganado 20 millones de dólares. El Estado Nacional había ganado 20 millones de dólares y eso que nos dice que esos 20 millones de dólares se quedaban en bolsillos de otros y no del Estado nacional”, ejemplificó.

 

Fernández consideró que en ambos casos se están recuperando “los derechos soberanos que la Argentina” para “dejar de tener un Estado estúpido”.

 

También señaló que durante los años en los que no se avanzó con el Canal Magdalena, “fue el mayor dragado sobre la parte uruguaya del Río de la Plata” y criticó a los gobernantes argentinos que no defendieron la soberanía del país.

 

En su discurso, el mandatario además dio un mensaje de unidad hacia el seno del FDT: “Se aproxima la elección y hay barullo en la política, pero no olvidemos que debemos estar más unidos que nunca porque la división nuestra sólo permite que otra vez se frustre el canal Magdalena, que no se generen puestos de trabajo y que Argentina otra vez postergue ilusiones”.

 

Foto: Presidencia

 

Kicillof: “Esta obra le va a cambiar la vida a cientos de miles de personas”

Por su parte, durante su intervención, Kicillof afirmó que el canal Magdalena “es una deuda que tenemos hace demasiado tiempo” y dijo que “no puede ser que para unir dos puertos bonaerenses haya que pedir permiso y atravesar por jurisdicción extranjera”, lo cual “no tiene lógica nacional ni económica”.

 

Kicillof aseguró que “el canal Magdalena es nuestra puerta de acceso a un futuro mejor” y añadió que la obra “significará una vía más ancha, que traerá ganancias de competitividad” para la provincia de Buenos Aires.

 

“Este tipo de obras que ensanchan nuestro futuro fueron obstaculizadas por la actual oposición cuando fue gobierno”, indicó el mandatario provincial.

 

Foto: Presidencia

 

Kicillof subrayó que “esta obra le va a cambiar la vida a cientos de miles de personas por actividad directa e indirectamente a todos los argentinos”.

 

Luego, agradeció a los gremios y a los trabajadores que desde hace años “pelean por que esto se haga realidad” y también destacó el trabajo que hicieron Jorge Taiana, Eduardo de Pedro, Sergio Massa y Alberto Fernández “para que hoy sea una realidad”.

 

“Otro que peleó por esto fue el excanciller Héctor Timerman”, destacó Kicillof emocionado, tras lo cual los presentes se pusieron de pie y dedicaron un largo aplauso, y luego señaló que también hizo falta “la decisión política de Cristina Kirchner”.

 

“La construcción del Canal Magdalena es un verdadero hecho histórico. Esto permite resolver un problema central. Hoy Argentina está partida: si un barco carga en algún puerto bonaerense como el de Escobar o del Río Uruguay y se propone ir a Bahía Blanca, solo puede hacerlo desviándose a Montevideo, y recién ahí puede ir a otro puerto de nuestro país”, describió.

 

Analizó, en ese marco, que “nuestra soberanía está partida”, y aseveró que “no puede ser que para unir dos puertos argentinos haya que atravesar una jurisdicción extranjera y pedir permiso, no tiene lógica”.

 

“Ese canal es una deuda que tenemos hace mucho tiempo. No puede ser que tengamos que pedir permiso para navegar nuestros ríos. La solución se llama Canal Magdalena”, resaltó.

 

Foto: Prensa PBA

 

Una obra estratégica

El Presidente planteó la importancia de este proyecto durante su discurso en la Asamblea Legislativa, el pasado 1 de marzo, cuando anunció la licitación y consideró que se trata de una obra de “trascendencia geopolítica”.

 

Del mismo modo, Kicillof lo ubicó como uno de los principales objetivos en cuanto a la soberanía de los recursos, pero también por el desarrollo económico que implica para la provincia.

 

A su turno, Giuliano destacó que “la construcción de esta obra permitirá el ingreso soberano a las aguas del océano Atlántico”, pidió recordar que se planificó en 2013 en el gobierno de Cristina Fernández y Cambiemos “abandonó”.

 

Expuso que “se buscó achicar la Argentina cuando todos queremos una Argentina grande con integración latinoamericana y para promover el desarrollo económico”, opinó que “el canal es útil y necesario” y planteó que “redunda en baja de costos”.

 

Foto: Télam (Camila Godoy)

 

También participaron de la jornada la secretaria de Gestión de Transporte, María Jimena López; el ministro de Justicia bonaerense, Julio Alak; la titular del Instituto Cultural, Florencia Saintout; el diputado Daniel Gollan; el intendente de Berisso, Fabian Cagliardi; el legislador bonaerense Carlos “Cuto” Moreno; y los dirigentes gremiales Roberto Baradel y Oscar De Isasi, entre otros.

 

 

DOCE METROS DE DRAGADO

La del canal Magdalena es una obra estratégica de dragado y balizamiento para el desarrollo nacional y provincial, que implicará una inversión de .000 millones, y que le brindará al sur de la provincia de Buenos Aires la posibilidad de exportar su producción de manera más eficiente con una salida directa a aguas profundas

 

Además, esos trabajos mejorarán la conectividad fluviomarítima y permitirá ahorrar tiempos de navegación de los buques que transitan por el sistema de navegación troncal.

 

La construcción del Canal Magdalena es un proyecto presentado en julio de 2013 por el Gobierno nacional que busca transformar el cauce natural del lecho del Río de la Plata -que posee una profundidad de 4,50 metros-, y dragarlo hasta los 12 metros, lo que abriría una conexión directa entre los puertos fluviales y el litoral marítimo.

 

La traza prevista consistirá en un canal rectilíneo a desarrollarse entre la zona denominada El Codillo y el área de profundidades naturales conocida como Zona Beta.

 

La primera etapa será de trabajos de campo del Canal y tendrá una duración de 7 meses, mientras que la segunda será la ejecución del dragado de apertura hasta la profundidad de 11 metros con un tiempo de 21 meses.

 

El objetivo es facilitar la conectividad del transporte naviero mediante grandes embarcaciones entre los puertos marítimos argentinos con el puerto de la ciudad de Buenos Aires y los restantes puertos fluviales del país en la cuenca del Plata.

 

Actualmente, este cauce se encuentra ubicado al sur del Canal Punta Indio, y su nivel de profundidad actual impide que los buques lo utilicen como vía de acceso a los puertos del Río de la Plata, el Río Paraná y el Río Uruguay.

 

Esta situación genera que aquellos buques de bandera nacional que parten de un puerto fluvial argentino hacia otro del litoral marítimo deben pasar por aguas de uso común, cuyo tráfico lo administra Uruguay.

 

“Un objetivo estratégico de la gestión bonaerense

“Es un objetivo estratégico que nos planteó el gobernador en el inicio de la gestión. Haber llegado, tras un trabajo conjunto con la Nación es muy importante y creemos que es una obra que va a transformar la geografía económica de la provincia y de la Nación”, dijo el subsecretario provincial de Asuntos Portuarios, Juan Cruz Lucero.

 

El funcionario señaló que será el inicio del proceso de trabajo de una obra que tiene “historia y antecedentes e intentos fallidos” al recordar que fue impulsada “por el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner y discontinuada por la gestión que le siguió”, de Mauricio Macri.

 

“La construcción del Canal Magdalena traerá aparejados beneficios económicos, logísticos y geopolíticos”, dijo Lucero en declaraciones a radio Provincia y comentó que en la actualidad “todo sale o entra por el Canal Punta Indio, en las proximidades de las costas uruguayas” y agregó que “son aguas administradas por la prefectura uruguaya, es decir que el 85% de nuestro comercio exterior en algún punto está administrada por otro país”.

 

“La construcción del Canal Magdalena traerá aparejados beneficios económicos, logísticos y geopolíticos”

Juan Cruz Lucero, subsecretario provincial de Asuntos Portuarios

 

En ese punto, consideró que la construcción del Canal representa también “un acto de soberanía, de recuperación de recursos para la provincia y el país y de compromiso con los intereses de los argentinos”.

 

“El Canal Magdalena agrega un canal extra, está cercano a las costas bonaerenses y nos daría una especie de control autónomo del comercio exterior o cualquier tipo de acción ligada al Atlántico sur”, detalló y agregó: “Hay mucho trabajo vinculado a los servicios para los buques, hay muchos servicios que podríamos ofrecer”.

 

En lo que hace a la economía nacional, señaló que “habrá un ahorro de tiempos y costos, ya que el canal de Magdalena será ancho, permitirá que los barcos ingresen y egresen por dos vías diferentes, por lo que ahorrará en tiempos”.

 

“Va a poner a la Argentina y a la provincia de Buenos Aires en una mejor condición para desarrollar mano de obra, puestos de trabajo, polo de desarrollo y para mejorar nuestra situación en comercio exterior”, enfatizó.

 

Foto: Prensa PBA

 

Profundidad

Actualmente, este cauce se encuentra ubicado al sur del Canal Punta Indio, y su nivel de profundidad actual impide que los buques lo utilicen como vía de acceso a los puertos del Río de la Plata, el Río Paraná y el Río Uruguay.

 

Esta situación genera que aquellos buques de bandera nacional que parten de un puerto fluvial argentino hacia otro del litoral marítimo argentino deben pasar por aguas de uso común, cuyo tráfico lo administra Uruguay.

 

A fines de marzo 2021, la subsecretaría de Puertos, la Cancillería y el Servicio de Hidrografía Naval de la Argentina fondearon una boya en el kilómetro 200,800, en el inicio del Canal Magdalena, estableciendo una señal de aguas seguras o de recalada, para su navegación con calados compatibles con sus profundidades naturales.

 

 

PARA WASIEJKO, EL CANAL “DINAMIZARÁ LA ECONOMÍA” Y “REDUCIRÁ COSTOS LOGÍSTICOS”El presidente del Astillero Río Santiago (ARS), Pedro Wasiejko, celebró el anuncio del Presidente sobre el llamado a licitación para la apertura del Canal Magdalena, una obra que consideró “una cuestión de soberanía nacional” y que permitirá “dinamizar la economía” del país, a la vez que “reducirá costos logísticos para productos nacionales”.

 

“Es una cuestión de soberanía nacional pero también es una forma de integrarnos al mundo ya que permitirá dinamizar la economía de nuestro país reduciendo los costos logísticos para los productos nacionales”, afirmó Wasiejko luego del acto en la localidad bonaerense de Ensenada.

 

El Canal Magdalena permitirá la conexión marítima entre los puertos del Río de la Plata y del litoral marítimo de las provincias argentinas, estableciendo un corredor logístico nacional para el comercio exterior.

 

“Desde el punto de vista competitivo es clave porque implica la reducción de costos de los fletes para las navieras y para los que transportan las cargas, evitando que un barco que viene desde el sur de nuestro país tenga que pasar por Montevideo, pagar un peaje y volver a ingresar a la Argentina”, detalló el presidente del ARS.

 

Para Wasiejko, el nuevo canal también tiene relevancia en términos geopolíticos para el país, ya que “Argentina debe dejar de ser el extremo del sistema de transporte global para convertirse en un centro de concentración de cargas para América Latina”.

 

“Va a permitir a la Argentina consolidarse como un actor estratégico en la ruta del sur hacia el oriente, con el desarrollo futuro de África, la conectividad India, China y el Sudeste Asiático”, aseguró.

 

Por otro lado, el titular del ARS remarcó que la obra también beneficiará las capacidades de construcción y reparación de buques en el astillero, el cual tiene “todas las capacidades” tanto para la “fabricación como para el mantenimiento de las embarcaciones”.

 

“Un aspecto fundamental del desarrollo del Canal Magdalena también estará ligado a la necesidad de comprometer la construcción de las embarcaciones que se necesitan para su mantenimiento en nuestro país”, añadió Wasiejko.

 

 

 

 

 

Fuente: Télam.

Comentarios