El kirchernismo y el macrismo resaltaron la facilidad con la que se dio media sanción a la Emergencia Alimentaria

En plena campaña y con la crisis económica como telón de fondo, la sesión especial por la ley de emergencia alimentaria se llevó adelante bajo un sorpresivo clima de tregua electoral.

Lejos de la puesta incendiaria que se pensaba en un inicio, los diputados del oficialismo y la oposición acordaron una sesión exprés y sin chicanas ni agresiones.

“Nosotros hubiésemos tenido que hacer malabares ​para conseguir los dos tercios que necesitábamos para aprobar el proyecto, así que valoro que el oficialismo haya venido y acompañado”, declaró Agustín Rossi a la salida y reconoció: “la semana pasada, nadie esperaba este resultado”.

Por su parte, Mario Negri rescató que ningún legislador fue a la sesión “con baldes de combustible ni nada que se le parezca” y que se dejaron “de lado las discusiones”. “Hemos estado a la altura de las circunstancias”, aseguró en su discurso.

En el oficialismo comentaron que decidieron participar de la sesión y acompañar el proyecto porque, al ser una reasignación de partidas, no afecta el presupuesto ni las metas fiscales pautadas y para “no dar más razones para el acampe en las calles”

 

Comentarios