Sandra Arroyo Salgado renunció como querellante en la causa Nisman

La ex mujer del fiscal aseguró que se debe a motivos personales y, principalmente, para cuidar de sus dos hijas.

Sandra Arroyo Salgado renunció como querellante en la causa que investiga por homicidio la muerte del Fiscal Federal Alberto Nisman, quien perdió la vida el 18 de enero de 2015. La Jueza Federal explicó en un escrito los motivos, pero principalmente apuntó que debe volver a enfocarse en sus hijas.

“En uso de la facultad que me confieren los artículos 85 y 420 del Código Procesal Penal de la Nación vengo a desistir, de manera expresa, de continuar ejerciendo el rol de querellante en los autos de referencia” para “garantizar la protección y salvaguarda del núcleo familiar primario de quien en vida fuera Natalio Alberto Nisman. Ello atendiendo al impacto emocional causado por el hecho objeto de la investigación cuyas secuelas persisten al día de hoy”, comenzó en su carta Arroyo Salgado.

Continuando con sus palabras para el Juez Ercollini, agregó que otro motivo fueron las “secuelas que el hecho de marras produjo a nivel familiar e inconstitucional y, de otro, el escenario de amenazas previas y posteriores al hecho y recurrentes al día de la fecha, a cuyo esclarecimiento no se ha podido llegar aún”.

“Finalmente, es dable destacar la labor y el esfuerzo profesional y personal realizados por los miembros de la defensa pública desde el 19 de enero del 2015 a la fecha, a quienes agradezco el acompañamiento personal brindado y su actuación profesional”, cerró la ex esposa de Nisman. Ahora restará ver quién tomará su lugar intentando comprobar que el fallecimiento se trató de un asesinato.

Comentarios