Rusia calificó de “sabotaje” una explosión en un depósito de municiones en Crimea

El hecho ocurrió en una base militar rusa en la anexada península de Crimea, a una semana después de la explosión de municiones destinadas a la aviación en un almacén situado en el aeródromo militar de Saki.

 

Foto: AFP.

 

Una base militar rusa en la anexada península de Crimea sufrió este martes un incendio que provocó una explosión de municiones, en un hecho que el Ministerio de Defensa de Rusia calificó de “sabotaje”.

Un depósito militar cerca de Dzhankoi sufrió daños en la mañana del 16 de agosto como resultado de un sabotaje”, declaró la cartera.

El incidente, que tuvo lugar en Maiskoie, un pueblo del norte de Crimea, provocó daños en algunas instalaciones civiles, entre ellas edificios de viviendas, una vía férrea, una central eléctrica y las líneas de transmisión, informó la agencia de noticias rusa Sputnik.

“Se están tomando las medidas pertinentes para mitigar los efectos del sabotaje”, aseguró.

En su comunicado anterior, Defensa declaró que el incendio se declaró hacia las 6:15 y provocó detonaciones en un recinto terraplenado que servía para almacenamiento provisional de municiones.

El jefe de la administración de Maiskoie, Nikolai Karpets, dijo que unos 3.000 residentes tuvieron que evacuar a raíz del incidente.

El gobernador de Crimea, Serguei Aksionov, acudió al lugar y confirmó que dos civiles resultaron heridos y que la evacuación de los habitantes de un municipio vecino estaba en marcha.

Varias horas después, el incendio seguía activo, dijo Aksionov en Telegram.

El responsable de la administración presidencial ucraniana, Andriy Yermak, celebró en Telegram “un trabajo de orfebrería de las fuerzas armadas ucranianas en una operación de ‘desmilitarización'” que seguirá, según él, “hasta la liberación completa de los territorios ucranianos”, informó la agencia de noticias AFP

El incidente ocurre una semana después de la explosión de municiones destinadas a la aviación en un almacén situado en el aeródromo militar de Saki, en el oeste de Crimea.

En esa ocasión, una persona murió y varias resultaron heridas.

 

 

 

Crimea, una península de Ucrania anexada en 2014 por Rusia, se encuentra en primera línea de la ofensiva militar ordenada por el Gobierno de Vladimir Putin contra la antigua república soviética.

Los aviones del Ejército ruso despegan casi a diario de este territorio para atacar objetivos en regiones bajo el control de Kiev.

Al mismo tiempo, varias zonas de esta península se encuentran dentro del radio de acción de los cañones y los drones ucranianos.

“La mañana cerca de Dzhankoi comenzó con explosiones”, aseguró en Twitter el consejero de la presidencia ucraniana, Mijailo Podoliak.

“Crimea en un país normal es el mar Negro, las montañas, la recreación y el turismo. Pero la Crimea ocupada por los rusos son explosiones de los depósitos de municiones y un alto riesgo de muerte para los invasores y ladrones”, dijo.

Comentarios