Racing derrotó a Estudiantes de Mérida en su debut en la Copa Libertadores

La Academia ganó 2 a 1 en su visita a Venezuela. Nicolás Reniero y Matías Zaracho marcaron los goles albicelestes, mientras que Rivas había puesto al conjunto local en ventaja.

El ansiado debut en la Copa Libertadores se dio en Venezuela. Racing comenzó su sueño continental en el Estadio Metropolitano Olímpico de Mérida, donde enfrentó a Estudiantes, el subcampeón de su país que tuvo entre sus titulares al joven con pasado en Boca Alexis Messidoro.

Con la novedad de Reniero en la ofensiva de la Academia, Sebastián Beccacece apostó por una propuesta más agresiva de la habitual, en la que Lisandro López se encargó de asociar el juego junto a Matías Zaracho y el ex San Lorenzo.

Si bien los de Avellaneda tuvieron varias ocasiones claras para abrir el marcador, los de Eugenio Brignani le generaron serios inconvenientes a la última línea visitante. Los recursos más empleados por el dueño de casa se basaron en los disparos de media distancia de Meza, Armando Araque y Rivas.

Con el nieto del ex lateral izquierdo campeón del mundo como enganche, Beccacece retrocedió al Lolo Miranda para que se convierta la primera salida entre los centrales y le exigió mayor sacrificio a Zaracho. Sin embargo, el que tuvo la oportunidad de marcar fue Penilla con un cabezazo que hizo lucir a Arias.

En el ST Estudiantes pegó de entrada e hizo reaccionar a Racing, que lo terminó ganando por jerarquía individual y una fe ciega de Mena. Los de Beccacece consiguieron la igualdad gracias a la vergüenza propia que demostró Mena. A pesar de su error en el gol de Estudiantes, el chileno fue de lo mejor de Racing. Incluso fue el que inició la jugada del gol con un saque veloz que terminó con el grito de Reniero.

El propio Mena, quien confirmó su gran presente con una hermosa asistencia a Zaracho, fue el máximo responsable de la hazaña que consiguió la Academia. Si bien el volante resolvió con un disparo mordido y antiestético, Racing se llevó de Venezuela una victoria fundamental.

Comentarios