Quieren limitar la influencia de La Cámpora en el armado de las listas y que el debate político sea más abierto

Gobernadores y sindicalistas construyeron un nuevo polo de poder en el Frente de Todos para dar la discusión sobre cómo organizar el espacio político.

Los gobernadores y la cúpula de la CGT durante la reunión de ayer en el CFI

No fueron ni Cristina Kirchner ni Alberto Fernández los encargados de dar el puntapié inicial. En todo caso, el renunciamiento de la Vicepresidenta a competir el año que viene como candidata a senadora o presidenta, fue lo que desató el inicio del proceso de reorganización del peronismo. No fue ella la que dio un paso hacia adelante, sino la que provocó con su decisión la reacción del Frente de Todos.

El Presidente tampoco se encargó de empujar un nuevo ordenamiento en el espacio político. Aunque su voluntad de mantener las PASO fue una señal consistente sobre que bases debe dar la discusión el peronismo. Para reorganizar el movimiento político la única salida es una discusión electoral donde, cara a cara, se midan para ver a quién acompaña más la gente.

La columna política de Joaquín Mugica Diaz en Radio Eco Medios:

Comentarios