¿Qué dijo el testigo clave que complicó la situación de Máximo Thomsen y Ciro Pertossi?

Un joven que estuvo esa noche en el boliche Le Brique contó que cuando Fernando ya estaba inconsciente “le pegaban patadas en las costillas y en la cabeza”.

En las últimas horas la investigación del asesinato de Fernando Báez Sosa tuvo una avance muy importante a partir de la llegada del “Testigo T”. El joven, el cual tiene reservada su identidad, estuvo la noche en la que ocurrió el asesinato y relató con lujo de detalle cada paso.

Primero explicó que “vi claramente cuando lo golpeaban. Lo vi arrodillado, imposibilitado de pegar y tratando de defenderse. Cada vez que uno de sus amigos intentaba incorporarse para ayudarlo, lo volvían a tirar al piso y le pegaban puntapiés”.

En lo que respecta a los imputados, sostuvo que Máximo Thomsen era el “líder del grupo, el más violento y el que más golpeaba y que le decía a sus compañeros que sumaran a él para agredir a la víctima: “‘dale, cagones, vengan'”.

Una vez que Fernando quedó inconsciente, el Testigo destacó que “los que estaban de espalda se alejaron y quedaron Thomsen y Ciro Pertossi”. Primero Pertossi “le pegó patadas en las costillas” y Thomsen “quedó al lado de la cabeza y le pegó dos puntinazos”.

Por último marcó que “Thomsen lo agarró con su mano izquierda de los pelos y le pegó dos o tres patadas más mientras el otro volvía a golpearlo las costillas”.

Comentarios