Procurador insistió en que padres que avalaron tomas de escuelas en CABA deben resarcir los daños

El procurador General de la Ciudad de Buenos Aires, Gabriel Astarloa, afirmó hoy que las tomas en las escuelas porteñas en reclamo de mejoras edilicias, viandas de calidad nutricional y en contra de las pràcticas laborales obligatorias “comprometieron el derecho a la educación” de quienes no adhirieron a la protesta y advirtió que los padres que las avalaron tienen que “resarcir los daños”.

“La toma de escuelas impidió que se pudieran dar clases. Por eso, el Gobierno de la Ciudad se vio obligado a abonar salarios del personal docente y no docente cuando ese servicio no pudo ser efectivamente prestado”, argumentó Astarloa.

Ayer, el Gobierno porteño informó que denunció penalmente a 366 adultos responsables de los estudiantes que participaron en tomas de escuelas secundarias por diversos reclamos.

En tanto, ya están en curso 21 denuncias civiles por daños y perjuicios por los días de clase perdidos, por más de 50 millones de pesos, según precisó el Ministerio de Educación porteño en un comunicado.

“Esto no es una amenaza. La denuncia es un llamado de atención, de que está claro que hay un derecho de expresión, manifestación pero el ejercicio de este derecho no puede comprometer el derecho de los demás, más cuando se trata de la educación, de aprender y de enseñar”, afirmó Astarloa en diálogo con TN.

El Ministerio de Educación de la Ciudad envió a la procuración un informe técnico que “cuantifica el valor correspondiente al pago diario de salarios de personal de las escuelas tomadas, para transferirles a los adultos responsables el costo laboral que implicó tener cerradas las escuelas”.

Con respecto a ello, Astarloa aseguró que, por el daño y perjuicio sufrido, comenzaron a preparar las demandas a los padres que avalaron las tomas que, según consideró, “están obligados a resarcir por este daño sufrido, al Gobierno y todos los contribuyentes, porque esos sueldos se pagan con los impuestos”.

 

 

 

 

 

Fuente: Télam.

Comentarios