Monzó criticó al gobierno de Macri: “Fue un gobierno de obsecuentes”

El presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, criticó la gestión actual al afirmar que el de Macri y sostuvo que el kirchnerismo “se está diluyendo como tal”, al mismo tiempo que deseó que para 2023 “ni Macri ni Cristina Kirchner sean los actores relevantes”.

“Mi ilusión, además de terminar con la grieta en la Argentina, es que ni Macri ni Cristina Kirchner sean los actores relevantes en 2023. Que haya un cambio de generación, que podamos ver en una contienda electoral a Horacio Rodríguez Larreta, a Martín Lousteau, a Alfredo Cornejo, a Sergio Massa, a Axel Kicillof y a otros tantos que, como ellos, son de una nueva generación política, que tienen experiencia en el Estado y están preparados. Ese sería el verdadero cambio y el final de la grieta”, afirmó en diálogo con La Nación.

Monzó también dejó su visión sobre el impacto de las PASO en la dinámica política y adelantó que quiere que no sean obligatorias: “Los argentinos estamos en un momento de crisis, de incertidumbre, que va a durar casi medio año, con un presidente virtual de la Nación durante varios meses. De hecho, el sistema obligó a un cambio de criterio a lo largo de la campaña. Mauricio Macri desde las PASO a la general actuó como un opositor siendo presidente de la Nación y Alberto Fernández producto de la misma circunstancia tuvo que actuar como si ya fuera Presidente, con la responsabilidad que eso implicaba”.

Además, aseveró que tuvo “la ilusión en estos últimos cuatro años de poder volver a recuperar la unidad de los argentinos y lamentablemente eso no ha ocurrido. Me duele mucho que todavía los argentinos no estén unidos, que no hayamos eliminado la grieta pero voy a colaborar con cualquier gobierno para poder lograr la unidad de todos los argentinos” y agregó que le duele que “dejamos el país con la misma confrontación que la que recibimos en 2015”.

Para finalizar aseguró que “El principal error fue con el diseño de gobierno”, porque “Marcos Peña tenía el objetivo de cuidar a Macri y ese error de origen, marcó los errores siguientes”, ya que “hizo que el gobierno tuviera un perfil de cortesanos que llevó a aislar al presidente de la realidad, porque la perdurabilidad de sus funcionarios dependió del humor de quien manda antes que del humor de la gente. Terminó siendo un gobierno de obsecuentes”.

Comentarios