Macri mantiene la centralidad en el PRO y busca que el partido no pierda su esencia original

Más allá del exabrupto, el expresidente marcó la línea a seguir a los cuadros del PRO que lo escuchaban: volver a las ideas que dieron origen al partido y terminar de hacer las reformas que, según su visión, necesita la Argentina.

 

Foto: Télam.

 

El PRO vivió una semana intensa marcada por un endurecimiento desde lo discursivo tanto por parte de Mauricio Macri, quien aún no avisa si será postulante presidencial, como de los otros dos contendientes en esta carrera: Patricia Bullrich y Horacio Rodríguez Larreta.

Por su parte, la titular del PRO realizó esta semana el tercer encuentro de sus equipos técnicos rodeada de unos cien especialistas en diversas áreas que están preparando programas de Gobierno.

El protagonismo de la exministra de Seguridad se vio opacado por la presencia en el mismo encuentro del propio Macri, quien pidió menos pelea interna en Juntos por el Cambio, porque, explicó, “la gente no es pelotuda”.

Más allá del exabrupto, el expresidente marcó la línea a seguir a los cuadros del PRO que lo escuchaban: volver a las ideas que dieron origen al partido y terminar de hacer las reformas que, según su visión, necesita la Argentina.

Rodríguez Larreta también continuó con su tendencia de “halconizarse”, es decir de dejar definiciones más contundentes sobre lo que debería hacer un nuevo Gobierno “amarillo” en caso de llegar a la Casa Rosada.

El alcalde porteño comenzó la carrera interna con la idea de no confrontar, pero la irrupción de Macri en la escena -y también la de Javier Milei- le hizo con el paso del tiempo endurecer sus posturas.

En este contexto se explican sus definiciones sobre la necesidad de que la Argentina vaya hacia una reforma laboral y previsional, o los crecientes cuestionamientos a la figura del presidente Alberto Fernández, a quien criticó en las últimas horas por su postura en la Cumbre de las Américas.

En esa misma línea, Rodríguez Larreta y su ministra de Educación, Soledad Acuña, anunciaron esta semana la prohibición del uso del lenguaje inclusivo en las escuelas de la ciudad, una medida que recibió duros cuestionamientos de los sectores progresistas.

El tono que debe tener el PRO y estos matices sobre qué debería hacer una nueva gestión en 2023 se viene discutiendo en almuerzos que se realizan cada 15 días y que convoca Mauricio Macri.

En el último, hecho esta semana, Patricia Bullrich llevó el reclamo de que la Fundación Pensar, donde trabajan los equipos técnicos del PRO, es un ámbito donde ella y los suyos tienen poca participación, porque está copado por el larretismo.

Macri tuvo que mediar entre el alcalde y la exministra y pactar que los equipos técnicos harán un resumen sobre aquellos puntos en los que Bullrich y Larreta coinciden -por ejemplo en política exterior- y marcar coincidencias y disidencias en aquellos donde hay grises, como por ejemplo el manejo de los planes sociales.

Mientras Rodríguez Larreta quiere disminuirlos gradualmente, en síntesis, la exministra de Seguridad es partidaria de darlos de baja a los seis meses de su eventual gestión.

Más allá de estas diferencias entre Rodríguez Larreta y Bullrich, lo que todo el mundo en el PRO discute realmente si Macri será finalmente candidato.

Las teorías son de lo más variadas, pero las fuentes partidarias más confiables sostienen que no tiene intenciones de ir por otro período al frente de la Rosada.

Sin embargo, sí pretende que el candidato que sea -Bullrich o Larreta- apliquen lo que para él es lo central en la nueva etapa pos 2023: llevar adelante las reformas necesarias sin gradualismo, la crítica que el propio Macri se hace respecto de su gestión anterior.

Para que esta idea siga teniendo vigencia es que Macri de momento no se subirá ni se bajará de ninguna candidatura.

El hecho de mantener el misterio le permite tener la centralidad necesaria en la discusión interna para que el candidato que represente al PRO tenga el ADN que él imagina.

“Mauricio considera que él es el padre de este proyecto, y no quiere que 20 años de armado hayan sido en vano. Por eso se quiere asegurar que el candidato que finalmente sea vaya a fondo y haga lo que tiene que hacer para sacar a la Argentina de una buena vez”, aseguró a esta agencia a modo de resumen una fuente calificada del PRO.

 

 

 

 

 

Fuente: Télam.

Comentarios