LOS TEMAS DEL DIA: El Resumen de “PERIODISMO A DIARIO” con Hugo E. Grimaldi

Las 12 principales: la actualidad en títulos y el desarrollo de las noticias más relevantes del día

 

  • Massa y la frutilla del postre: cierra la gira con dos reuniones-clave, Lipton (Tesoro) y Georgieva (FMI) – (ver desarrollo)
  • Fuertes críticas por la utilización política de la Misa del sábado en Luján. La Iglesia busca despegarse – (ver desarrollo)
  • En el primer test electoral, Juntos por el Cambio ganó la intendencia de Marcos Juárez (Córdoba) por 17 puntos
  • Tras discusión por operativo frente a la casa de Cristina, dicen que Larreta y Bullrich buscan convergencia
  • Un video muestra que Sabag conocía perfectamente el mecanismo de la pistola Bersa que le gatilló a Cristina
  • Con el alegato del abogado de Julio de Vido, continúa el juicio oral por obras que Vialidad adjudicó a Lázaro Báez
  • Massa y Pesce enfrentados por el castigo en tasa que el BCRA le puso a chacareros que no vendan su cosecha
  • Previaje 3: se inscribieron más de 220 mil personas y cargaron facturas por más de $ 7.500 millones
  • Incendio en un complejo céntrico en Bariloche dejó a 900 residentes en la calle y hubo 50 personas hospitalizadas
  • Deportes: Boca le ganó a Ríver 1 a 0 y en básquet, la Argentina superó a Brasil y se coronó campeón
  • Carlos III se hizo cargo de la Corona, mientras el féretro de Isabel ya está en Edimburgo y mañana va a Londres
  • Mientras Zelenski celebra la recuperación de territorio, los halcones de Rusia critican a Putin por el repliegue

 

Massa y la frutilla del postre: cierra la gira con dos reuniones-clave,  Lipton (Tesoro) y Georgieva (FMI)

 

Foto: Tw @SergioMassa

 

Ya casi al final de su gira por los Estados Unidos, el ministro de Economía, Sergio Massa tendrá hoy dos importantes reuniones de las que saldrán datos clave para el futuro funcionamiento de la economía. Por la mañana, se reunirá en el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos con David Lipton, el número dos de la secretaria Janet Yellen y luego del mediodía será recibido en la sede del FMI por la directora gerente, la búlgara Kristalina Georgieva, con quien discutirá el cierre de la segunda revisión trimestral del Programa.

Con Lipton, quien fue querellado en la Argentina por el kirchnerismo por haber sido miembro del FMI cuando el organismo le otorgó el préstamo stand-by a la administración de Mauricio Macri, el ministro buscará avanzar en un mayor intercambio de información de cuentas de argentinos radicadas en los Estados Unidos y no declaradas ante la AFIP. Los EEUU son el principal accionista del Fondo y su venia resulta vital a la hora de avanzar en los escalones que tiene previsto el actual Acuerdo a 10 años.

A las 13,30 de Washington (una hora más en la Argentina) Massa tiene previsto encontrarse con Georgieva en la sede del FMI, donde mantendrán una charla a solas en lo que constituirá la primera reunión formal como ministro de Economía. La delegación que acompañará a Massa a esta reunión está integrada por el titular del Banco Central, Miguel Pesce y actual la presidenta del Banco Nación, Silvina Batakis, su antecesora, quien estuvo reunida con Georgieva hace poco más de un mes, cuando estuvo al frente del Palacio de Hacienda.

Fortalecido por los dólares del agro debido al tipo de cambio especial de $200 (hasta el momento se llevan liquidados U$S 2.200 millones), la expectativa de Massa es cerrar políticamente el trabajo de revisión del segundo trimestre del año que llevaron adelante en los últimos días los equipos técnicos, con un documento oficial del organismo que luego será debatido en el Directorio para un próximo desembolso de U$S 4.100 millones.

La tarea fue llevada a cabo por un equipo de Economía que sigue en Washington, salvo el secretario de Hacienda, Raúl Rigo, quien volvió a Buenos Aires para volcar lo convenido con el Fondo en el Presupuesto 2023 que se enviará esta semana al Congreso.

El ministro ratificará una vez más la intención de cumplir con la meta de bajar el déficit al 2,5% del PIB. “El programa tiene objetivos y tenemos que trabajar para cumplirlos y es parte de los compromisos que la Argentina asumió como país y de alguna manera nos ponen en la obligación de asumirlos como responsabilidad de Gobierno”, dijo Massa hace dos días en una charla con los enviados especiales de los medios argentinos.

El martes pasado, el titular del Palacio de Hacienda inició sus reuniones en los Estados Unidos con media docena de contactos-clave, el más relevante con el titular del BID, Mauricio Claver-Carone quien anunció que este año llegarán U$S 1.200 millones en dos tramos, atados a lo que decida el FMI en cuanto a las metas del tercer trimestre y que estos fondos podrán sumarse a las Reservas como de libre disponibilidad. Además, se acordó trabajar en nuevos programas por U$S 1.933 millones para este año y por otros U$S 1.800 millones para el año próximo.

Ese mismo día estuvo en el Departamento de Estado y allí vio a Ricardo Zúñiga, un diplomático que conoce muy bien la región y por la noche cenó con Juan González, asesor de Joe Biden para América latina, a quien ya había recibido en su casa de Tigre hace unos meses. Con Zúñiga hablaron de temas bilaterales y de trabajar la agenda de seguridad alimentaria y energética global, ya que los Estados Unidos observan con interés las reservas de gas y litio de la Argentina, región donde China tiene mucha presencia.

Un día después, se multiplicaron las reuniones con el gobierno de los EEUU, con el comité judío-americano y con el titular del Banco Mundial, Alex von Trotsenburg, quien anunció que este mismo año la entidad le girará a la Argentina U$S 900 millones para programas sociales y de infraestructura que tenía previsto para 2023, fondos que se sumarán en principio a las Reservas como refuerzo para llegar a fin de año al mínimo convenido con el FMI.

Además de encuentros con empresarios e inversores, Massa y sus colaboradores tuvieron reuniones de peso a las que se les agregó la escala en Houston para exponer ante la comunidad de negocios e inversores del sector energético en el Rush Conference Center del Instituto Baker de la Rice University, donde se habló de las oportunidades que hay en la Argentina en gas, petróleo, litio e hidrógeno.

 

Fuertes críticas por la utilización política de la Misa del sábado en Luján. La Iglesia busca despegarse

 

Foto: Télam (Pepe Mateos)

 

La ceremonia religiosa del sábado último oficiada en la Basílica de Luján por el arzobispo Jorge Scheinig y organizada por el intendente de esa localidad, disparó críticas y un debate interno en la cúpula eclesiástica que hoy va a decidir si dará a conocer o no un pronunciamiento formal para dejar en claro que la jerarquía no avaló el acto que encabezó el presidente de la Nación, Alberto Fernández.

Desde el Episcopado, ya habían manifestado que temían una apropiación partidaria de la ceremonia y, cuando ocurrió, indicaron que esa no era la oración que habían propuesto por la convivencia de los argentinos, ya que el motivo de la Misa era rogar por “la paz y la fraternidad” en el país y terminó siendo una apropiación partidaria del oficio religioso.

Los obispos habían convocado el martes a sus fieles a orar por la convivencia entre los argentinos, preocupados ante la escalada en la tensión política tras el pedido de condena del fiscal Diego Luciani a Cristina Kirchner en la causa de Vialidad, los choques entre manifestantes y la Policía frente al domicilio de la vicepresidenta y el fallido magnicidio.

Al día siguiente, el intendente de Luján, el kirchnerista Leonardo Boto, informó que le había pedido al arzobispo de Mercedes-Luján una Misa “por la paz y la fraternidad” para sumarse a la iniciativa de los obispos. Si bien el funcionario comenzó a invitar a la oposición, los dirigentes negaron porque temieron una celada, sobre todo porque el Presidente en persona los había acusado (junto a la Justicia y a los medios) de haber sido los instigadores del atentado.

La cúpula del Episcopado dejó trascender entonces que la Misa en Luján no era parte de su propuesta de oración, aunque no difundió ninguna declaración ni tampoco trató de desactivar el acto. Así, la Misa quedó partidizada de hecho y generó un gran disgusto entre muchos fieles. El propio Scheining dijo hacia el final de Misa: “Metí la pata, pido disculpas”.

La situación provocó un contrapunto entre el líder de La Cámpora y ministro bonaerense Andrés Larroque y el peronista Miguel Ángel Pichetto, por el tono político que tuvo la convocatoria. “No vi ninguna cuestión vinculada a transformar la Basílica en una Unidad Básica”, afirmó Larroque, en defensa de la ceremonia. “Me pareció otra muestra de esta Iglesia sectaria y clasista”, replicó Pichetto.

Larroque apuntó a las diferencias internas de JxC y dijo que percibió que algunos de sus referentes compartían “el espíritu” del encuentro, pero que prefirieron no sumarse porque tenían un “condicionamiento respecto de las consecuencias” que podría tener su participación.

En tanto, Pichetto calificó de “patética” la homilía y dijo que el papa Francisco “parece que está enojado con los argentinos”, al tiempo que le reclamó a la Iglesia que tome una actitud más neutral. “El arzobispo podría ser un militante del Gobierno”, disparó.

 

Video con la Edición Compacta de Periodismo a Diario – 12/09/22

 

Comentarios