Los cardiólogos que atendieron a Débora Pérez Volpin dijeron que “no había posibilidad de sobrevida” cuando llegaron

Diego Cabrera Argaña y Agustina Ramos marcaron que no reconocieron a la paciente producto de “la deformación” por el aire que tenía.

En la cuarta jornada del juicio por la muerte de Débora Pérez Volpin, declararon los médicos cardiólogos que la asistieron en sus últimos momentos. Diego Cabrera Argaña y Agustina Ramos afirmaron que, cuando llegaron, ya “no había posibilidad de sobrevida”.

“Por mi experiencia, cuando entré ya hacía un par de minutos que la paciente estaba muerta”, afirmó Cabrera Argaña y también agregó que no la reconoció debido a que “tenía la cara y el cuello hinchados”.

Por su parte, Ramos destacó “la deformación” del cuerpo producto del aire que había ingresado y relató que “con el correr de los minutos, el color de su cuerpo se fue tornando más azulado, y comenzó a hincharse su pecho y su abdomen”.

El juicio se está desarrollando de lunes a viernes a partir de las 9 de la mañana a pesar de la feria judicial de invierno. Tanto el endoscopista como la anestesista están acusados de “homicidio culposo”.

 

Comentarios