Llegó con dolores a una clínica, la diagnosticaron mal y su hijo nació muerto: un falso médico prófugo

Le dijeron que tenía un embarazo de cuatro semanas cuando ya estaba a término. Dos autoridades de la clínica fueron enviadas a juicio por contratar a un doctor sin matrícula.

El médico de guardia del Sanatorio San José, le dijo que tenía un embarazo de cuatro semanas. Le recetó buscapina y paracetamol para que tomara cada seis horas, pero no le hizo ningún examen ginecológico y le dio el alta diciéndole: “los dolores ya se te van a pasar”.

Pero Paula tenía un embarazo de 36 semanas, y su hijo nació muerto. El médico que la atendió en rigor no lo era. No estaba inscripto en el Ministerio de Salud de la Nación y el número de matrícula con la que ejercía no existe. Ahora es buscado por la muerte del bebé de Paula.

Por el caso también están acusados el director del sanatorio y el jefe de guardia por el delito de homicidio culposo y la causa está a cargo del juez de instrucción Alejandro Ferro. Ella declaró que nunca supo que estaba embarazada. Contó que tuvo todos los meses su ciclo menstrual, que no notó cambios en su cuerpo, siguió usando la misma ropa y tenía una vida normal.

 El médico del Cuerpo Médico Forense que intervino concluyó que en la atención hubo mala praxis. El doctor Carlos Poggi sostuvo que de los propios análisis de laboratorio surgía un embarazo a término que requería un examen obstétrico completo y hasta una internación.

Por eso la responsabilidad judicial recayó en Pablo Da Ponte, director médico del sanatorio San José, y del jefe de guardia, Luis Camputaro. El magistrado explicó que la contratación de un médico tiene un procedimiento: el jefe del área lo propone y la dirección médica lo habilita. En este caso, ambos acusados se responsabilizaron mutuamente.

El jefe de guardia Camputaro dijo que no tenía la facultad de contratar médicos y que esa tarea era de la Dirección Médica. Que él solo avalaba la documentación de quien se postulaba y que la elevaba a la Dirección.

Comentarios