La palabra de Alexis Salinas, el jugador de Arsenal al que balearon y perdió un ojo

Alexis Salinas (22) fue atacado cuando estaba con amigos en el barrio Villegas. Hubo cinco heridos.

El futbolista de Arsenal atacado a balazos en la localidad bonaerense de Ciudad Evita, recordó cómo fue el episodio en el que perdió un ojo y aseguró que creyó que lo “habían matado”.

“Yo estaba con mis amigos sentado un cantero. No vimos a nadie; fue una sorpresa. Estuvimos un minuto y sentí la explosión enfrente de mi cara. El impacto me tiró hacia atrás y sólo se me ocurrió arrastrarme por el piso. Después sentí otro disparo y ahí ya no vi más nada. La verdad, pensé que me habían matado”, explicó Salinas, a varios canales de TV.

El sábado a la noche, el joven de 22 años se encontraba con un grupo de amigos en la puerta de una peluquería, en la calle 1100 y la avenida Central, en La Matanza, cuando pasó un Volkswagen Gol blanco desde el que les dispararon con una escopeta.

Todo terminó con cinco heridos, aunque el jugador fue el que se llevó la peor parte: perdió la visión de un ojo y tiene comprometido el otro.

“Veo muy poco, como una luz roja cada vez que me alumbran, pero no puedo distinguir nada. El reencuentro con mi hijo (de 4 años) fue muy triste. Tengo miedo de no verlo más. Pienso en mi futuro y me da mucho miedo. Ahora trato de tener fuerzas para poder salir de esto, recuperar aunque sea un ojo y ver algo. Los médicos me dijeron que había esperanzas”, señaló el defensor, que será operado el próximo martes.

Consultado sobre las razones detrás del ataque, Salinas dijo: “Creo que se equivocaron de gente. Nosotros somos todos pibes de bien; laburantes. Me dio mucha bronca que la Policía dijera que fue un ajuste de cuentas. Ni siquiera investigaron. Es una vergüenza”.

La causa por el ataque del sábado fue caratulada “abuso de arma y lesiones”. Está a cargo de la investigación están la comisaría 3° Este de La Matanza y el fiscal de la UFI Descentralizada N° 1 de Gregorio de Laferrere, Fernando Garate y aún no hay detenidos.

 

Comentarios