La oposición tomó con cautela y sorpresa la “no candidatura” de la Vicepresidenta

Entre las especulaciones, algunas giraron en torno a si el propio Mauricio Macri tomará el mismo camino de Cristina Fernández de Kirchner, para optar finalmente por no ser candidato, principalmente luego de las declaraciones del exmandatario a un diario deportivo de España: “Prefiero un Messi campeón a ser de nuevo Presidente. Las prioridades hay que tenerlas muy claras”.

 

Foto: Télam (Pablo Añeli)

 

El anuncio hecho por la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner de que no será candidata en 2023 tras el veredicto dictado por el Tribunal Oral Federal (TOF) 2 en la causa Vialidad generó ya los primeros movimientos en Juntos por el Cambio, donde la noticia se vivió con sorpresa y también mucha cautela.

Diversas fuentes opositoras consultadas por Télam difieren en el análisis del anuncio hecho por la Vicepresidenta: mientras algunos consideran que la decisión configurará un escenario político rumbo al año electoral con posiciones más moderadas, otros analizan que el hecho de que no sea candidata no cambia nada y que la idea política que representa la exmandataria seguirá vigente a través de otros nombres y otras voces.

Asimismo, nadie en la oposición duda de que la titular del Senado seguirá teniendo la centralidad y ejerciendo el rol de “jefa política” del Frente de Todos, más allá de que no encarne ninguna postulación.

Algunas de las especulaciones en la oposición giraron en parte en torno a si el propio Mauricio Macri tomará el mismo camino de Fernández de Kirchner, para optar finalmente por no ser candidato.

En ese caso, analizan en la coalición que reúne al PRO, la UCR y la Coalición Cívica, se abriría un mapa electoral sin la presencia de los dos actores políticos que generan más pasiones de un lado y del otro del arco ideológico.

“Prefiero un Messi campeón a ser de nuevo Presidente. Las prioridades hay que tenerlas muy claras”, adelantó Macri desde Qatar en declaraciones a un diario deportivo de España.

Las palabras fueron interpretadas como muchos como un preanuncio de que Macri tampoco se presentará, aunque esa cuestión aún está abierta y sin definir.

El fallo en primera instancia contra la Vicepresidenta, a quien el TOF 2 condenó a seis años de prisión e inhabilitación perpetua para ocupar cargos públicos, mostró también matices entre palomas y halcones a la hora de emitir pronunciamientos públicos.

Mesa Nacional de Juntos por el Cambio

Desde el punto de vista institucional, la Mesa Nacional de Juntos por el Cambio, el principal ámbito de decisión política de la oposición, señaló que Argentina está “ante un fallo judicial histórico”, y agregaron que “las reacciones de los dirigentes del oficialismo a la sentencia judicial son inaceptables para un país democrático”.

Sostuvieron asimismo que están “muy preocupados por el embate constante a las instituciones de la Constitución”.

Quizás la más dura con la Vicepresidenta fue Patricia Bullrich, titular del partido PRO y representante del ‘ala dura’ de JxC.

“Será justicia cuando CFK devuelva toda la plata que robó”, declaró la exministra de Seguridad de la gestión Cambiemos y precandidata presidencial.

 

 

 

“Mientras seguiremos atentos y sin bajar la guardia”, agregó.

Desde el radicalismo, el titular del partido, Gerardo Morales, sostuvo que el fallo condenatorio contra la titular del Senado “es fundamental en términos del funcionamientos institucional de la Argentina”, y lo consideró “un punto de inflexión para que en nuestro país no haya impunidad”.

Desde el sector más moderado del PRO, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, se diferenció de Bullrich en el tono aunque sostuvo que “era impunidad o justicia y se hizo justicia”.

“El fin de la impunidad en nuestro país es posible”, manifestó Larreta, y opinó que “romper la ley no debe ni puede ser gratis”.

En la misma línea, la diputada María Eugenia Vidal, exgobernadora de la provincia de Buenos Aires, afirmó que “nadie puede estar por encima de la ley”.

En el caso del alcalde de CABA, Larreta no solo se pronunció sobre el juicio de Obra Pública sino que además concretó una gira por Washington, capital estadounidense, para mostrarse como un candidato previsible en 2023.

Con ese objetivo, cumplió con una nutrida agenda con diversos funcionarios del Gobierno de Joe Biden y del establishment norteamericano.

En tanto, en los posicionamientos políticos de la provincia de Buenos Aires, donde los distintos precandidatos a gobernador de JxC mantienen una puja por los territorios, esta semana se mostraron juntos el candidato larretista, Diego Santilli, con uno de los postulantes de Bullrich, Javier Iguacel.

Quienes siguen de cerca estas internas interpretaron esa foto como un primer paso para que comiencen a depurarse la gran cantidad de precandidatos opositores a la gobernación.

En ese lote hoy están anotados el propio Santilli, quien representa al larretismo, mientras que desde el eje Macri-Bullrich aparecen con intenciones Iguacel, el intendente de Lanús Néstor Grindetti, el diputado Cristian Ritondo y el legislador bonaerense Joaquín de la Torre.

La especulación es que todos estos nombres no llegarán a la PASO, y que la lista se depurará para que Santilli enfrente al candidato “halcón” mejor posicionado.

 

 

 

 

 

Fuente: Télam (Damián Juárez)

Comentarios