La ONU reclamó que se respeten los derechos humanos en Perú

La ONU pidió hoy al gobierno de Perú que respete los derechos humanos y evite el uso desproporcionado de la fuerza para reprimir las protestas antigubernamentales que llevan más de un mes y que dejaron más de 40 muertos.

 

Foto: AFP

 

Paralelamente, el presidente de Chile, Gabriel Boric, afirmó que es “inaceptable y doloroso” que hayan fallecido tantas personas y el mandatario de Colombia, Gustavo Petro, opinó que está efectuándose “una masacre contra la población”.

“Exhortamos a las autoridades y fuerzas de seguridad a tomar urgentemente medidas para asegurar el respeto a los derechos humanos, incluyendo el derecho a la manifestación pacífica”, dijeron las agencias, fondos y programas de la ONU que actúan en Perú en un comunicado conjunto publicado en Twitter.

Esas instituciones llamaron al gobierno de la presidenta Dina Boluarte a “observar los estándares y normas aplicables al uso de armas contra los manifestantes, y a facilitar una solución pacífica y dialogada a la crisis”.

“Estamos muy preocupados por el aumento de la violencia en Perú”, que ayer “vivió uno de los días más mortíferos desde que comenzaron los disturbios a principios de diciembre”, dijo en Ginebra la vocera del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos (Acnudh), Marta Hurtado, según la agencia de noticias AFP.

Por su lado, Boric dijo en Twitter que “es inaceptable y doloroso ver la cantidad de personas que han muerto en enfrentamientos con la policía en el sur del Perú; el Estado debe siempre resguardar y respetar los derechos humanos”.

En tanto, Petro sostuvo a través de la misma red social que “lo que se desarrolla en Perú es una masacre contra la población” y agregó que “es imprescindible una salida política y pacífica”, así como “detener la muerte y sentarse a hablar”.

Tal como ya lo había hecho en días anteriores, Petro afirmó que “el sistema interamericano de derechos humanos debe actuar de urgencia” y que “las medidas cautelares se vuelven imprescindibles”.

Además, el embajador del Reino Unido en Perú, Gavin Cook, señaló -también en Twitter- que “los reportes de violencia en Juliaca (ciudad del departamento sureño Puno) son sumamente preocupantes”.

“Es esencial que las fuerzas del orden respeten los derechos humanos y actúen legal y proporcionalmente; investigaciones y medidas para evitar más violencia son urgentes”, añadió el diplomático.

Perú vive una ola de protestas desde el 7 de diciembre pasado, cuando Boluarte sucedió al presidente Pedro Castillo, destituido por el Congreso horas después de que anunciara la disolución del parlamento y el establecimiento de un gobierno excepcional con supresión de garantías constitucionales.

Esas protestas, que ya habían dejado cerca de 30 muertos antes de fin de año, tuvieron su día más intenso ayer en Juliaca y otras zonas de Puno, en las que murieron 18 personas.

 

 

 

 

 

Fuente: Télam.

Comentarios