La autopsia confirmó que Fernando Báez Sosa murió de un fuerte traumatismo en la cabeza

Las lesiones fueron producto de una brutal golpiza que sufrió de parte de un grupo de rugbiers.

Se conoció el resultado de la autopsia de Fernando Báez Sosa, el joven asesinado por una patota en Villa Gesell. El informe resalta que la víctima murió por un fuerte traumatismo de cráneo, producto de los golpes que le propinaron sus asesinos.

Uno de los golpes que le dieron le produjo una lesión interna con posterior sangrado que lo llevaron a la muerte inmediata. Esto prueba que, cuando llegó la ambulancia, Fernando ya estaba sin vida.

Báez Sosa también tenía un fuerte golpe en la mandíbula. La mayoría de los detenidos ayer se negaron a declarar y hoy lo hará el último, Pablo Ventura, quien afirma no haber estado en el lugar del hecho.

Comentarios