La autopsia a la niña hallada en una caja de madera determinó que murió por una infección

El hallazgo del cuerpo de Milagros Nazareth Martín (5) se produjo en una casa de la calle Catamarca al 3900, en Villa Ballester. Por el hecho quedó detenida la madre, Vanesa Mansilla (27), imputada por “homicidio culposo”.

 

 

La autopsia a la niña de 5 años hallada muerta dentro de una caja de madera y tapada con cemento dentro de una vivienda de la localidad bonaerense de Villa Ballester determinó que falleció producto de una infección respiratoria debido a que padecía enfermedades preexistentes, mientras que los investigadores revelaron que su madre, quien fue imputada este martes por “homicidio culposo”, usaba el cajón que contenía el cadáver como mesa de luz, informaron fuentes policiales y judiciales.

El hallazgo del cuerpo de Milagros Nazareth Martín (5) se produjo en una casa de la calle Catamarca al 3900, en esa localidad del partido de San Martín, y por el hecho quedó detenida la madre, identificada como Vanesa Mansilla (27).

En la declaración espontánea que le hizo a la Policía cuando el lunes allanaban su casa, la joven dijo que la niña había sufrido una broncoaspiración y había fallecido, pero como no supo qué hacer, se asustó y colocó el cuerpo dentro de una caja y la llenó de cemento.

Mansilla fue indagada en las últimas horas por el fiscal Daniel Cangelosi, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 3 de San Martín, quien la imputó por el delito de “homicidio culposo”, al considerar que no tuvo intención de matarla.

Según las fuentes, la acusada declaró que colocó el cuerpo en ese sitio porque tenía temor a que le quitaran a sus otros dos hijos. “La caja con el cuerpo en su interior la utilizaba como mesita de luz en su dormitorio”, confió a Télam un investigador

Fuentes judiciales informaron que la autopsia practicada anoche en la sede del Cuerpo Médico Forense de San Martin arrojó que la niña falleció producto de una “infección respiratoria”, ya que padecía displasia bronco pulmonar y retraso madurativo, aunque no se pudo establecer la data de muerte.

“Era una nena que nació prematura, que padecía múltiples enfermedades preexistentes y tenía una traqueotomía y una sonda nasogástrica”, informó un vocero judicial que agregó: “Hasta el momento no hay registro que hayan existido denuncias previas por violencia de género”.

El padre de la niña, Maximiliano Martín, había denunciado un impedimento de contacto el pasado 24 de octubre, investigación que quedó a cargo de la UFI 5 de San Martín. El hombre indicó que hacía varios meses no veía a su hija y que Mansilla le había dicho que la había dado en guarda al servicio local de San Martín, por las malas condiciones de vida que tenía en su domicilio.

 

 

Milagros vivía con su madre y dos hermanos de 7 y 3 años, el más grande de una relación anterior de la joven.

La niña, que nació el 20 de noviembre de 2017, estuvo internada más de un año, a través de su obra social, en el Sanatorio Franchin del barrio porteño de Almagro.

El pasado 22 de noviembre, la fiscalía se entrevistó con Mansilla, quien sostuvo la versión que le había al padre de la menor, aunque presentó una presunta documentación del Sanatorio Franchin de la cual los investigadores dudaron de su procedencia.

La fiscalía consultó al Sistema de Protección de Niñez del Municipio de San Martín si había intervenido en alguna diligencia relacionada a la menor, lo que derivó el caso a Servicios Local, desde dónde consultaron a diferentes organismos de protección.

Entre el viernes y el lunes, funcionarios del Servicio Local de San Martín se entrevistaron con toda la familia de Mansilla, mientras que desde el Sanatorio Franchin negaron que hayan realizado una visita domiciliaria para retirar a la niña.

Un investigador indicó que finalmente este lunes, tras las declaraciones de las tías y abuela, la madre de la niña reconoció ante unos familiares que su hija había muerto luego de que le preguntarán insistentemente dónde se encontraba la menor.

“Dijo que todo pasó un día a la tarde luego de bañar a sus hijos. Se fue a dormir una siesta y al despertar fue a ver a la niña y ya había fallecido. Dijo que tenía mocos en la nariz y baba en la boca”, explicó el pesquisa consultado por esta agencia.

Fueron los familiares, tras enterarse de lo sucedido, que se comunicaron con la fiscalía, que ordenó un allanamiento de urgencia y tras el hallazgo del cadáver, detuvo a la mujer.

En tanto, los dos hermanos de Milagros quedaron al cuidado de su abuela en el marco del artículo 35 de la Ley 13.298 de los derechos del niño.

Comentarios