Inseguridad: Lo asesinaron delante de su familia cuando volvían de vacaciones

Sergio Lust, de 46años, circulaba por la zona de San Francisco Solano cuando se dio cuenta que se trataba de una emboscada y evitó confrontar con los asaltantes. “Si querés te doy el auto, te doy todo, pero dejame sacar a las nenas”, le dijo al ladrón, que movía un arma de un lado al otro.

Ahí es donde la situación se tornó todavía más irracional. “No, a las nenas no las sacás”, lo amenazaron. “Te damos el celular, te damos el auto”, le insistió el hombre.

“Te voy a disparar, te voy a matar”, le dijo el asaltante a Sergio. “¿Por qué?, si yo no te hice nada”, respondió el hombre. Todo pasó en un puñado de segundos.

El ladrón que estaba en el piso se levantó y le disparó al pecho a Sergio, que alcanzó a gritar “ay”, se agarró del volante del Vento y aceleró para escapar.

En la huida, le volvieron a tirar de costado y otra bala le atravesó la cabeza. El hombre quedó inconsciente pero acelerando. El coche hizo unos 50 metros hasta que Anahí agarró el volante para evitar un vuelco. A Sergio le brotaba sangre de la boca y se tiró hacia un costado.

La mujer le dijo a sus hijas que se agarraran fuerte. A la de 9 le pidió que se agachara y se hiciera bolita, mientras trataba de controlar el auto desde el asiento de atrás. El Vento no paraba de acelerar por avenida San Martín. En total hicieron ocho cuadras hasta que cruzaron Tierra del Fuego, el auto se subió a la vereda, chocó primero un poste, después un Citroën Aircross de un hombre que sacaba el auto del garaje y, por último un árbol.

La familia dueña del Citroën fue la que primero se acercó para asistir a Anahí y sus hijas. Sergio agonizaba. A la nena de 5 años la tuvieron que sacar los bomberos, ya que había quedado atrapada entre los fierros y las herramientas del auto. La de 9 sufrió una fractura de clavícula y un golpe en la cabeza que le hizo perder el conocimiento. La de 2 recibió seis puntos de sutura en la pera y golpes en todo el cuerpo.

Los vecinos de la cuadra que salieron a ver lo que había ocurrido denunciaron que la ambulancia tardó casi una hora en llegar al lugar. “El muchacho estaba vivo hasta que murió en el auto”, dijo Walter, un testigo.

Por el caso hay tres sospechosos detenidos, imputados de “homicidio criminis causa”. Un delito que prevé una pena de perpetua. El caso está a cargo del fiscal Lorenzo Latorre, de la UFI N° 3 de Lomas de Zamora.

Los acusados quedaron grabados por una cámara de seguridad de la zona cuando llegaban al lugar de los hechos. También había otras ocho personas demoradas, que se investigaba si eran parte del grupo de siete que participó del asalto.

Comentarios