Margarita Meira: “Repudiamos lo que hizo Jimena Barón”

La fundadora de Madres Contra la Trata contó cómo fue su diálogo con la cantante, qué le pidió y cómo se atiende hoy desde el Estado a las víctimas.

Margarita Meira, fundadora de “Madres Contra la Trata”, habló en Eco Medios y marcó que “nos partió el alma cuando vimos a Jimena Barón reunirse con una proxeneta como Georgina Orellano. Ella no puede hacer lo que hizo porque esos carteles significan trata, droga y prostitución. No está permitidos ponerlos y la Cuidad de Buenos Aires está inundada de esos. Nos cayó muy mal que haga estoy y por eso lo repudiamos”.

No obstante resaltó en ‘Tercer Tiempo’ que “Jimena me llamó. Nos reunimos tanto con ella como con su productor y se encontró con una chica que estuvo ocho años secuestrada en un prostíbulo de Provincia de Buenos Aires que un cliente la ayudó a escaparse. Georgina Orellano vende a $100 en los prostíbulos los preservativos que el Estado le regala. Además comercia cocaína, marihuana y alcohol”.

Orellano sabe todo lo que pasa en esos prostíbulos y, cuando le piden auxilio, les dice que no quiere problemas. Tiene mucho dinero y le pagan para tratar de reglamentar los prostíbulos, cosa que no va a pasar nunca en la Argentina porque tiene tratado de Derechos Humanos”.

Volviendo al encuentro, destacó que “Barón nos dijo que no sabía nada y que le creyeron a Georgina Orellano en que buscaba apoyar a las chicas en trabajar con libertad. Nosotros les contamos la historia y ella quedó en meditar para tener una nueva reunión porque se sentía muy mal”.

“Ella dijo que no quiso ponerle ‘Puta’ a su video como una ofensa, sino que buscaba apoyar. Yo le expliqué que mi hija no era una puta, sino que la hicieron puta en el prostíbulo y que los hombres ‘se van de putas’ con nuestras hijas que terminan muriendo“, puntualizó Margarita.

Ya en el marco macro, Maira soltó que “el Estado no tiene un lugar para las víctimas de trata, tampoco comida, medicamentos o un subsidio. Le dan una pieza de 3×3 que comparten con dos personas más. Las tienen dos años encerradas y al tercero las ponen en un refugio de violencia de género”.

Ellas allí se brotan y tienen crisis por ver mujeres en muy mal estado. Por este motivo las tratan de locas y las mandan al Moyano para internarlas. No hay psiquiatras, tenemos que hacer colas desde las 10 de la noche a las 6 de la mañana para conseguir el turno para un psicólogo”, relató.

Por último contó que “tenemos una chica que recién ahora cumplió los 18, fue rescatada a los 14 y el psiquiatra me dijo que tenía esquizofrenia. Eso no fue así, ya que posee un grave stress postraumático. Atendida con cariño y con un lugar se puede recuperar”.

NOTA COMPLETA:

Comentarios