Hubo controles entre las 0 y las 6, y ahora se concentran en el transporte

Los controles en los ingresos a la Ciudad de Buenos Aires y en las autopistas del AMBA comenzaron a desarrollarse en el primer minuto de hoy y se extendieron hasta las 6, mientras que en las estaciones de trenes y terminales de colectivos se registraban esta mañana algunas filas de pasajeros a raíz de la verificación que se realizaba de los permisos de circulación para poder acceder al transporte público.

A la medianoche, en las calles de acceso a la Ciudad de Buenos Aires y en los peajes de las distintas autopistas del Área Metropolitana e Buenos Aires (AMBA) comenzaron a controlar los permisos de circulación y el cumplimiento de la prohibición de circular hasta las 6 de la mañana, salvo para el personal esencial.
Lo mismo sucedió a la madrugada con el transporte público de pasajeros, que solo puede ser utilizado solo por los trabajadores considerados esenciales luego de que comenzaran a regir, a partir de la medianoche, las nuevas medidas restrictivas dispuestas para mitigar la segunda ola de coronavirus.

En ese marco, esta mañana el uso del transporte público de pasajeros se circunscribía a trabajadores y trabajadoras esenciales o de actividades autorizadas, docentes y estudiantes, sectores expresamente habilitados por el decreto presidencial que dispuso las nuevas medidas para desacelerar el crecimiento de los contagios.
En algunas estaciones ferroviarias, como MorónMerlo Constitución se observaban esta mañana algunas colas y demoras por el control que realizan las fuerzas federales, como personal e la Policía Federal y de Gendarmería Nacional, que verifican la condición de trabajadores esenciales o autorizados para el uso del transporte público.

La intensificación de estos controles estarán vigentes durante las próximas tres semanas, según lo dispuso el Gobierno Nacional, para avanzar con la campaña de vacunación que comenzó en diciembre pasado y alcanzar a completar la vacunación de la mayor cantidad de personas de los grupos de riesgos frente al avance de la segunda ola de la enfermedad.

Comentarios