Hazaña en Chile y pase a semis: el análisis táctico del triunfo de Vélez frente a Universidad Católica

Algunos detalles tácticos de lo que fue la victoria por 3-1 de Vélez contra Universidad Católica en Chile, para asegurarse su clasificación a semi-finales de la Copa Sudamericana.

El Vélez de Mauricio Pellegrino viene cosechando una serie de buenos resultados a base del trabajo colectivo del equipo pero, cuando este no funciona, son las jerarquías individuales las que salen a relucirse. El partido de anoche frente al equipo que lidera el DT Ariel Holan es una clara muestra de ello, donde fueron los altos rendimientos de Lucas Hoyos, Cristian Tarragona y Ricardo Álvarez claves para dar vuelta el resultado. Asimismo, vale destacar el lugar de Pellegrino, quien le viene otorgando una gran importancia al recambio de futbolistas: ayer fue clave el ingreso del juvenil Luca Orellano, que participó activamente del encuentro y hasta tuvo su grito de gol.

En lo que respecta al juego, Vélez salió a disputar el partido con un sistema de 4-2-3-1, en el que Tarragona fue la única referencia como delantero, aunque moviéndose por todo el frente de ataque y descendiendo en la posición para sumarse al juego de mitad de cancha. Por su lado, Universidad Católica dispuso de un 4-1-4-1, sin la presencia del delantero argentino Fernando Zampedri, algo que sufrió y no supo suplantar.

Si bien no logra mantener la valla en 0, el equipo del DT Pellegrino viene mostrando solidez defensiva y esto es producto de la cantidad de jugadores que emplea cuando no tiene la pelota: 7 jugadores o más (muchas veces ubicados dentro del área grande).

A continuación, nuevamente, se puede observar el mismo aspecto con otra jugada.

Sin embargo, la posesión del balón, a lo largo de todo el partido, favoreció al conjunto chileno con un número de 51 % vs 49 %. Pese a ello, fue Vélez el que tuvo mayor cantidad de jugadas en ataque y esto tiene que ver con la manera de hacerlo: con pocos jugadores, en velocidad y sin tanta gestación de juego, mediante ataques verticales al arco rival.

El objetivo de estas acciones es valerse del posicionamiento del equipo rival en ataque, el cual deja a pocos jugadores en defensa, para luego tratar de ser efectivo para luego valerse de la fortaleza defensiva.

Pese a ello, los goles de Vélez llegaron a través de dos pelotas quietas y un remate de media distancia. En tal sentido, vale destacar la eficiencia de Tarragona desde el punto del penal, la calidad técnica del juvenil (de gran proyección) Orellano y la claridad de Álvarez para asistir a Lucero, quien sentenció el 3-1. En esta ocasión, además del buen funcionamiento colectivo, fue de vital de importancia la jerarquía de los futbolistas mencionados para lograr la hazaña en Chile y asegurar la clasificación a semi-finales.

 

Por Rafael Crocinelli.

Comentarios