Harry de Inglaterra y Meghan Markle se independizan de la familia real británica

Quieren alcanzar independencia económica y residir entre Canadá y el Reino Unido. Buckingham ha respondido con frialdad ante un anuncio que Isabel II desconocía.

El príncipe Harry y su esposa, la actriz estadounidense Meghan Markle, han sido víctimas de la misma maldición que atrapa a todos los miembros de la familia real británica que no tienen un destino fijo y decidido: su vida privada, con los errores, excesos y decisiones personales que encierra, acaba sometida a una crítica feroz.

Los duques de Sussex anunciaron este miércoles, a través de su cuenta oficial de Instagram, que ponen tierra de por medio y que pretenden abandonar gradualmente, a través de 2020, las actividades y compromisos públicos que les imponía el palacio de Buckingham.

A pesar de que el comunicado fue distribuido por el Palacio de Buckingham, se anunció que se trataba de un “anuncio personal del matrimonio”. Algunos medios británicos, como The Times, aseguran que ni Isabel II ni Carlos de Inglaterra conocían la decisión de Enrique y Meghan.
La reina, según ese mismo diario, se habría mostrado dececpionada ante la decisión de su nieto. Todo esto explicaría que una hora y media despúes de hacerse pública la noticia, la Casa Real emitiera un nuevo comunicado, en un tono seco y con una brevedad cortante: “Las discusiones con el duque y la duquesa de Sussex están en una fase preliminar. Entendemos su deseo de adoptar un nuevo rumbo, pero estos son asuntos complicados que exigirán tiempo para su solución”.
https://www.instagram.com/p/B7EaGS_Jpb9/?igshid=4viryxvew2bb

Comentarios