Gustavo Alfaro se despidió de Boca con una carta a los hinchas, jugadores y dirigentes

El entrenador afirmó que se lleva “sensaciones ambigüas” y que “nunca olvidará” el túnel luego de ganar el superclásico por Copa Libertadores.

Gustavo Alfaro escribió una carta para despedirse de los hinchas de Boca, en donde describió que este año fue “vertiginoso, pasó rápido y me deja sensaciones ambigüas. Por un lado la sensación de habernos quedado a mitad de camino en un proceso, y por el otro, la gratitud inmensa de haber podido trabajar en un club único y diferente”.

El entrenador agradeció a “Daniel Angelici y a toda su Comisión Directiva, por su acompañamiento y apoyo, a toda la gente que trabajó junto a nosotros en todo el proceso” y Nicolás Burdisso ·por haber confiado en nosotros, por su profesionalismo, su compromiso y dedicación. Por las interminables charlas de fútbol. Por habernos integrado con el fútbol de Inferiores y habernos hecho parte de ellos”.

Por último agradeció “a los jugadores, gracias por su compromiso y su dedicación, por sus ganas permanente de superarse. Un plantel de HOMBRES que no tengo dudas que en las próximas 7 fechas le pondrá una estrella más a ese escudo plagado de ellas”.

“Nunca voy a olvidar, mas allá del dolor, la noche del superclásico que ganamos y con el orgullo que recorrí esos metros desde el banco hasta el túnel, por la demostración de coraje que dieron los jugadores”, sostuvo Alfaro y marcó que se lleva “dolor por no poder haberle dado al hincha la Séptima”.

Además le deseó “todo el éxito del mundo a la nueva Dirigencia, ojalá puedan darle a los hinchas lo que tanto anhelan. Apuesten a un proceso, por más apologías del fracaso que escuchen. Porque Boca es Boca, siempre se regenerará su espíritu, y en las pequeñas correcciones que se hagan en la adversidad, se encontrarán las respuestas que llevarán a Boca al lugar deseado”.

Si bien todavía no es oficial, el vínculo del entrenador con el ‘Xeneize’ será cesado en los próximos días. En su lugar suena muy fuerte el nombre de Miguel Ángel Russo.

 

Comentarios