Fuertes incidentes en la sede de la UTA por una interna gremial: tomaron el edificio

Son 11 los heridos que fueron derivados a los hospitales Ramos Mejía, Penna y Güemes. Además destrozaron las instalaciones.

Un grupo de sindicalistas opositores a la actual conducción de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) por parte de Roberto Fernández tomó este lunes la sede del sindicato: se registraron violentos incidentes, con varios heridos y un detenido.

Todo comenzó cuando un grupo de trabajadores de la empresa DOTA, que se habían movilizado por un problema gremial que derivó en un paro de colectivos, llegó hasta la sede de Moreno al 2900 de la UTA y quiso ingresar al edificio.

El resultado fue feroz: el edificio destrozado, imágenes de trabajadores trepando por la fachada y un coche volcado en la vereda de la sede fueron apenas algunas de las cosas que sucedieron esta tarde en Balvanera.

Ante esto, el propio Fernández admitió que convocó a las fuerzas policiales para que ingresen al edificio, y que debió refugiarse en los techos de la sede.

Fuentes policiales informaron que durante los incidentes “hubo 11 heridos, que fueron trasladados a los hospitales Ramos Mejía y al Penna, y están en condición de ser dados de alta”. Salvo uno, que fue derivado al Güemes por su obra social y quedará internado. También las fuentes destacaron que “fue detenido un hombre queportaba un pistola calibre .9 milímetros con una inscripción de la Policía Federal”.

Parte de la explicación la dieron este lunes los dirigentes gremiales cuando se puso en marcha el paro sorpresivo que afectó a 60 líneas de colectivos y dejó a miles de pasajeros varados.

Miguel Bustinduy, dirigente de la Unión Tranviarios Automotor (UTA), explicaba el paro se venía “analizando”. Habló de un reclamo de la línea 257 por el despido de un trabajador con fueros sindicales, de otro “compañero de Merlo” que también se quedó sin trabajo.

“Tenemos varios problemas que se van sumando. Hay seccionales en el interior del país donde no les reconocen la escala salarial. Tenemos un problema de no atención de las obras sociales en el país”, amplió en declaraciones al Destape radio.

Sin embargo, Mario Calegari, vocero de la UTA, dijo: “No decretamos ninguna medida de fuerza, ni paro sorpresivo, ni lo avalamos”, explicó, y dejo entrever que la protesta también tiene que ver con una interna gremial.

Es que el sector al que representa Bustinduy está enfrentado con la conducción del gremio, que tiene al frente a Roberto Fernández. De ahí que este paro no cuente con el aval de la conducción.

Fernández habló con radio La Red en medio de los incidentes de la sede de Moreno al 2900, dijo que le tomaron hasta el cuarto piso y que rompieron todo a su paso: “Este grupo de DOTA me tomó el gremio, lastimaron a todos, estoy arriba del techo”.

Un manifestante, que nunca dijo su nombre, dijo ante la prensa: “No vinimos a tomar el edificio, venimos a recuperar el edificio”.

Y siguió: “Pedimos elecciones libres dentro de la UTA. No estamos de paro, es una asamblea para pedir al secretario (por Fernández) que se vaya o nos dé explicaciones: no tenemos paritaria, nuestro sueldo bajó el 50 por ciento en los últimos años, no tenemos cobertura médica ni mutual”.

Comentarios