Francisco afirmó que “Nos dimos cuenta de que estábamos en la misma barca, todos frágiles y desorientados”

El papa Francisco aseguró hoy que “nadie se salva solo” de la crisis mundial generada por el avance del coronavirus, durante un histórico rezo que encabezó en soledad en la Plaza San Pedro para pedir el fin de una pandemia con la que, afirmó, “nos dimos cuenta de que estábamos en la misma barca, todos frágiles y desorientados”.

“Desde hace algunas semanas parece que todo se ha oscurecido”, inició el pontífice su mensaje desde el atrio central de la Basílica de San Pedro, de frente a una plaza usualmente colmada por decenas de miles de fieles y hoy vacía por las medidas de seguridad adoptadas por el Vaticano durante la pandemia.

“Densas tinieblas han cubierto nuestras plazas, calles y ciudades; se fueron adueñando de nuestras vidas llenando todo de un silencio que ensordece y un vacío desolador que paraliza todo a su paso: se palpita en el aire, se siente en los gestos, lo dicen las miradas”, planteó Jorge Bergoglio durante la oración, transmitida por streaming a todo el mundo.

Comentarios