Fidelidad a una idea de juego: el análisis táctico de la victoria de Vélez frente a Central Córdoba

Algunos detalles tácticos de lo que fue la segunda victoria de Vélez en la Zona Complementación B para alcanzar los 6 puntos y compartir el primer puesto junto a Newell´s Old Boys.

El conjunto dirigido por Mauricio Pellegrino volvió a imponerse en el marco de la Copa Diego Maradona a través del estilo definido por el DT: solidez defensiva y jerarquía en el ataque. La primera, se ve encabezada por las importantes actuaciones del arquero Lucas Hoyos, manteniendo la valla en 0, y también está representada por la manera de actual de los defensores cuando el equipo no tiene el balón.

Otro aspecto que se puede analizar es la forma de actuar en las pelotas paradas: marcaje mixto, con tres jugadores en la zona y el resto tomando a un adversario.

Sin embargo, si hubiera que señalar un comportamiento para seguir trabajando es el posicionamiento de los jugadores al momento de defender en determinadas ocasiones: muchas veces se ubica muy cercano a su propia valla, lo que se puede observar como una invitación a atacar para el rival ya que lo aprovecha con centros al área velezana (y cualquier error puede terminar en un gol para el equipo contrario).

Aquí otro pasaje del encuentro en donde se puede analizar el mismo aspecto: la línea defensiva replegada dentro de la propia área.

En lo que respecta al partido, Vélez tuvo un mayor porcentaje de posesión del balón (51 % vs 49%), aunque una menor cantidad de disparos al arco: 19 de Central Córdoba contra 7 del equipo de Liniers. Esto denota de la eficacia de los dirigidos por el DT Pellegrini para hacer valer las llegadas a base de gol y la jerarquía de los futbolistas.

El primer gol por Ricardo Álvarez denota, una vez más, la técnica individual del experimentado volante (clave también en el tercer gol, convertido por Lucero, ante Universidad Católica). En el ataque, a partir de un sistema de 4-2-3-1, el conjunto velezano continuó haciéndolo con ataques directos, esto quiere decir el empleo de pocos jugadores y acciones a alta velocidad. Para ello, dispuso de dos jugadores que fueran por las bandas, para otorgar amplitud y posibilitar la profundidad, y tres o cuatro por el carril central de la cancha.

Es en el segundo tanto cuando se puede analizar un detalle que conforma la idea de juego del equipo: las triangulaciones en ofensiva. Previo al gol de Tarragona, Vélez ya había anunciado la jugada con un remate de Orellano que se fue cerca del palo izquierdo del arquero Sánchez.

En la segunda ocasión, nuevamente tras una pared y triangulación, fue Tarragona quien no perdonó y sentenció el resultado.

Vélez ganó y alcanzó las 6 unidades. El fin de semana enfrentará a un golpeado Estudiantes de La Plata que no ganó en lo que va de la Copa Diego Maradona y registra 1 gol en el torneo. Será una nueva oportunidad para que el equipo continúe afianzando su juego y siga sumando para no perderle pisada al conjunto rosarino de Fran Kudelka.

 

Por Rafael Crocinelli.

Comentarios