Femicidio en San Juan: su ex novio la degolló mientras dormía con su bebé de tres meses

La víctima tenía 17 años. El asesino, de 21, había sido denunciado por violencia de género en diciembre. Según explicaron las autoridades, la orden de restricción no se hizo efectiva ya que ambos vivían en casa contiguas.

Pamela Rodríguez, una adolescente de 17 años de la localidad sanjuanina de Calingasta, fue asesinada de manera brutal por su ex novio y padre de su pequeña hija de tres meses: mientras dormía junto a la bebé recién nacida, el asesino (un joven de 21 años identificado como Angelo Castillo) le clavó un cuchillo en el cuello y quiso escapar por el fondo de la casa. El sospechoso finalmente fue detenido poco tiempo después en una zona de cerros y ríos, cercana a la escena del crimen.

Todo ocurrió el domingo pasado, durante la madrugada, cuando Pamela descansaba en la casa que compartían con su madre y un hermano. Según confirmaron las autoridades del ministerio de Seguridad provincial y la jefatura de policía local, Castillo irrumpió en la vivienda y atacó a su ex con un “cuchillo pequeño”. Segundos después, escapó de la habitación aunque en el camino se encontró con su ex suegra, quien se dirigía al cuarto de la adolescente tras escuchar gritos. El asesino la empujó y huyó. “Fueron despertados por los gritos de auxilio de la joven”, detalló en conferencia de prensa el comisario Ángel González, quien admitió que el arma asesina todavía no fue encontrada.

Asimismo, las autoridades confirmaron que la adolescente ya había denunciado a su ex pareja por violencia de género aunque explicaron que la orden de restricción no se pudo hacer efectiva porque Castillo vivía en una casa contigua a la de Pamela. “Las casa son colindantes, es muy difícil establecer así la restricción. El ciudadano, en la noche del hecho, entra por el fondo de la casa. Es algo que no se pudo evitar”, apuntaron las autoridades policiales ante los medios.

Lorena, la mamá de la víctima, en cambio dio detalles estremecedores de lo ocurrido y aseguró que tanto la policía como la justicia no le dieron importancia a las denuncias que había hecho su hija.

Todos dormíamos cuando de repente sentí el grito de mi hija que llegó desde su habitación a la mía. Eso me despertó. Salí corriendo y me topé con el hijo de puta. Le pregunté qué andaba haciendo. Me pegó un pechón y salió. Ella entre lágrimas pedía auxilio mientras intentaba caminar. Entre mi hijo y yo la agarramos cuando se descompuso. Se cayó en mis brazos. Le vi el cuello y empezó a sangrar muchísimo. Cuando prendimos la luz la vi toda ensangrentada. Hicimos todo lo posible para taparle la herida y que no sangrara tanto, pero era imposible. Sangraba por la boca y se ahogaba. La puse de lado para que no le pasara eso, pero no hubo caso”, contó la mujer.

La ambulancia tardó entre 10 y 15 minutos en llegar a la casa. La joven fue trasladada al hospital departamental aún con vida y consciente, aunque murió horas después. “Ella pedía por su hijo, preguntaba por el bebé, si estaba bien. Todos lo decíamos que sí. Llegó consciente al hospital, pero tiraba mucha sangre por la boca, por la nariz. Le pusieron respirador, pero no pudieron hacer más nada porque ya no podían salvarla”, agregó la mamá de Pamela.

Lorena contó que no estaban juntos desde diciembre pasado, luego de que él intentó suicidarse. “El psicólogo y el psiquiatra le dijeron a mi hija que abandonara la casa en la que vivían juntos, que era al lado de la mía. Él vivía molestándola, hicimos un montón de denuncias y nunca hicieron nada. Si me hubiesen dado un poquito de importancia cuando poníamos la denuncia porque él le pegaba esto no hubiese pasado, estaría viva, la tendría viva. Ella quería seguir estudiando, tenía un montón de sueños, pero se los quitaron en un abrir y cerrar de ojos”, denunció.

Comentarios