Fanny Mandelbaum: “Si volviese a nacer, haría lo mismo pero le dedicaría mas tiempo a mi familia”.

La reconocida periodista repasó sus inicios en la profesión, las cosas agradables que le dejó y su amor por la misma.

  • ¿Por qué hacés periodismo?
  • No sé por qué hago periodismo. Mis compañeros de colegio me decían: “Vos siempre fuiste el Llanero Solitario, la justiciera”. El periodismo pasó por la vereda de mi casa. Me atrajo la posibilidad de conocer más a fondo la gente que admiraba porque siempre elegía a quién hacerle un reportaje y empecé haciendo más que nada notas de farándula, pero de farándula seria, entonces me encantaba hablar y conocer personalidades del momento.

 

  • En su momento, dijiste en una entrevista que el periodismo te había dado todo pero también perdiste muchas cosas ¿Qué perdiste?
  • Si volviese a nacer haría lo mismo, quizás le dedicaría más tiempo a la familia pero esto es una pasión, es como que no podés. Es compulsivo. Me pasan factura mi hija, mis nietos, mañana me van a pasar mis bisnietos porque es una profesión que no tiene horarios, por ahí te mandaban a hacer una nota que vas hoy y volvés mañana. Me pasó con San Luis, iba por unos días y me quedé dos meses.

Luego de la presentación en la que habitualmente se repasa la carrera de cada personaje en “Voces y Memorias”, Fanny corrigió: “Yo no me postulé, me postularon. Me llamó Graciela Ocaña para ofrecerme estar con alguien que yo quiero y admiro mucho, Pablo Lanusse. Dije que sí pero que no me afiliaba a ningún partido” y agrego que: “Fue un corto paso, no nos fue muy bien en las primarias y luego nos bajamos los dos”. Por otra parte, recordaba que el motivo real de su alejamiento fue: “Cuando vi que De Narváez estaba coqueteando con Rodríguez Saá, no me iba a asociar a alguien que yo había denunciado por mentirle a su pueblo. Ese fue el límite”.

  • ¿El caso de María Soledad fue el que más te marcó en tu carrera?
  • Es el que hizo que la gente me conociera, porque hasta ese momento yo era una mano teniendo un micrófono. Me sirvió a nivel profesional y humano ya que me mostró que se puede pedir justicia sin violencia.

Dentro de las cosas lindas que le tocaron vivir en la profesión, recordó un objetivo cumplido luego de una noticia que ocurrió hace un tiempo atrás. “Hará unos cuantos meses salió que le habían hecho un trasplante de hígado a una bebita muy chiquita y me acordé de que yo logré que se hiciera el decreto de donante vivo. Eso me dio mucha felicidad”. Y explicó que: “una vez vino al canal una familia con una bebé que tenia cirrosis. Necesitaba un donante y la madre era compatible pero solo se permitía el donante cadavérico por lo que entreviste a los médicos y mediante una resolución firmada por el Presidente de aquel momento se pudo hacer la operación”.

  • ¿Qué te inculcaba tu papá?
  • Mi papá era muy bohemio, muy independiente, no me inculcó nada, lo único que quería es que estudiáramos. Nos dijo: “Solo les voy a dejar un diploma, estudien para que puedan ganar la vida. Siempre decía: “Cualquier idiota está en la televisión y ninguno de mis hijos está en la televisión”. No llegó a verme y cuando me gané el primer Martín Fierro se lo dediqué.

Su querida profesión, en cierta manera no era avalada por su padre y si vamos al caso, tampoco por sus nietos. “Les molestaba mucho y odiaron el periodismo porque les robaba a su abuela. Me hubiera encantado que alguno de mis nietos fuera periodista, pero no, cada uno es brillante en lo suyo”.

Comentarios