El lunes se inician las obras para determinar si hubo enterramientos clandestinos en Campo de Mayo

Con moderna tecnología, el lunes próximo se iniciarán las tareas para determinar si hubo enterramientos clandestinos en Campo de Mayo durante la última dictadura cívico militar, en un operativo conjunto entre la Secretaría de Derechos Humanos, el Ministerio de Defensa, la asociación Abuelas de Plaza de Mayo, el juzgado que lleva la causa y el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF).

Los trabajos comenzarán el lunes a las 9.30 cuando salga desde la Base Aérea de Morón un avión con un equipo de escaneo terrestre para sobrevolar las 5 mil hectáreas de Campo de Mayo y la zona anexa conocida como Plaza de Aguas, informó la secretaría que conduce Horacio Pietragalla.

“No es que vamos a buscar cuerpos, sino que vamos a desarrollar una estrategia con nuevas tecnologías para peinar una cantidad importante de Campo de Mayo para luego sacar algunas conclusiones, e informar al juzgado que interviene -el Tribunal Oral Federal 1 de San Martín- si existe la posibilidad de que se hayan producido esos enterramientos y seguir avanzando”, explicó a Télam el director del EAAF, Luis Fondebrider.

Los datos recolectados serán analizados por el EAAF, con la asistencia técnica de la Facultad de Ciencias Astronómicas y Geofísicas de la Universidad Nacional de La Plata.

El proceso buscará establecer la existencia de enterramientos clandestinos de detenidos-desaparecidos dentro de Campo de Mayo, de acuerdo a la información brindada a través de los testimonios de sobrevivientes en el marco de las audiencias de la megacausa de Campo de Mayo.

Fondebrider especificó en detalle de qué se tratarán los trabajos: “En una primera etapa vamos a aplicar lo que se llaman nuevas tecnologías que son tecnologías no utilizadas en ciencias forenses”, dijo.

“En primer lugar lo que vamos a hacer es un sobrevuelo con un avión tripulado que va a cargar un aparato que se llama Liner que permite un relevamiento de todo el terreno, marcando curvas de nivel y tomando fotografías especiales para ver diferencias en el terreno, depresiones, etc”, detalló.

Luego, añadió, “se va a hacer un análisis de la información recuperada que llevará algunos meses, y más tarde viene una etapa donde las áreas que tengan información relevante, es decir que potencialmente hayan podido ser excavadas, van a ser analizadas con un segundo grupo de tecnologías”.

“Este segundo grupo de tecnologías tienen que ver con georadar, con sondas electromagnéticas, y con cámaras específicas, que nos permitan relevar algunas cosas de las que se ven debajo del suelo terrestre”, precisó.

Luego, vendrá la etapa de un nuevo análisis de esa información y “finalmente se va a decidir en qué lugares se van a hacer excavaciones para determinar lo que han marcado los aparatos previamente”, añadió el titular del EAAF.

La secretaria de Derechos Humanos, en tanto, remarcó que el esfuerzo conjunto tiene como “objetivo seguir agotando todas las instancias en la búsqueda de Memoria, Verdad y Justicia para los familiares y las víctimas del terrorismo de Estado”.

En un comunicado, precisó que el trabajo “consta de dos etapas: en primer término el análisis del terreno en la superficie de 10 hectáreas donde funcionó el Centro Clandestino El Campito, área que será afectada a la creación del Espacio de Memoria”.

“En una segunda instancia se relevará la totalidad de la unidad militar de Campo de Mayo, que involucra un terreno anexo que fue vendido en 1978 y que era conocido como Plaza de Agua”, añadió.

Campo de Mayo fue una de las dependencias del Ejército de más elevado protagonismo en la última dictadura militar, dado que por allí pasaron más de cinco mil víctimas que fueron detenidas, torturadas y finalmente desaparecidas.

Asimismo, cientos de mujeres parieron en las condiciones más inhumanas, y sus hijas e hijos fueron apropiados. Solamente un número pequeño de dichas víctimas fueron liberadas.

Con el objetivo de preservar el recuerdo colectivo del horror de la dictadura, el año pasado el presidente Alberto Fernández anunció la construcción del Sitio de Memoria “El Campito” en el espacio que ocupaba el ex Centro Clandestino de Detención.

La decisión fue adoptada en el marco de la Ley Nacional de Sitios de Memoria.

La Megacausa de Campo de Mayo, que sigue el Tribunal Oral Federal 1 de San Martín, alcanza crímenes de lesa humanidad cometidos contra más de 323 víctimas alojadas entre 1976 y 1978 en el Centro Clandestino de detención y Exterminio Campo de Mayo y secuestradas en la Zona de Defensa IV.

Los jueces Daniel Omar Gutiérrez, Silvina Mayorga y Nada Flores Vega juzgan a 22 imputados, de los cuales trece no tienen condena previa y nueve ya han sido sentenciados por otros delitos.

La Asociación Abuelas de Plaza de Mayo querella contra 8 miembros del Ejército, la Policía Federal y la Gendarmería Nacional, por los crímenes cometidos en perjuicio de 46 víctimas, entre ellas 14 embarazadas, 9 padres de niñas y niños apropiados, y otros 23 casos vinculados.

Comentarios