El defensor de la anestesista dijo que se comprobó que a Débora “le perforaron el esófago con el endoscopio”

Eduardo Gerome mostró su conformidad por el veredicto en el juicio, sostuvo que “ninugna de las partes fue cercenada” y que “las dudas se disiparon como esperábamos”.

El abogado de la anestesista que atendió a Débora Pérez Volpin habló en Eco Medios y sostuvo que “la duda se disipó por el lado que nosotros buscábamos. Desde un primer momento intentamos demostrar que había que determinar quién actuó mal en la muerte de Débora. Nosotros sosteníamos que la Doctora Puente había llevado adelante su tarea correctamente”.

Sobre lo que se comprobó en el proceso, destacó que “Los médicos peritos determinaron que la muerte se causó durante la endoscopia. Todo lo que se hizo después no iba a resultar. Con el endoscopio le perforaron el esófago y eso hizo que todo el aire fuera dispersado por el cuerpo. El cuadro no se hubiese revertido ni con 100 anestesistas”.

En otro orden aseguró en ‘Testimonios Judiciales’ que “las maniobras de reanimación no tuvieron efecto por la gravedad del cuadro que presentaba Débora” y expresó que “muchos testigos declararon contra mi cliente”.

Por último, valoró que “en este juicio una garantía de defensa absoluta y ninguna de las partes fue cercenada en su labor. Coincidimos con eso hasta con los abogados del endoscopista”.

 

NOTA COMPLETA:

 

Comentarios