Cúneo Libarona sobre las presuntas coimas en la Justicia: “Nos esconden el expediente”

El origen de este caso puntual que conmociona a la política y a la Justicia local por la figura del imputado se puede ubicar en una serie de detenciones en causas por narcotráfico y en un resonante crimen de un despachante de aduanas que también habría tenido asiduo contacto con la Justicia federal.

La causa tiene dos hitos. El primero, la detención, en marzo del año pasado, de Walter Bardinella Donoso, un “narcofinancista” de 40 años que estaba prófugo en una causa en la que se lo acusaba del transporte de 400 kilos de marihuana. Los investigadores detectaron, con el análisis del celular del imputado, que Bardinella mantenía comunicaciones con el empresario Diego Aliaga, quien le decía que tenía contactos en la Justicia Federal que le podían otorgar la prisión domiciliaria a cambio de un pago.

El segundo hito, precisamente, lo marcó el trágico final de Aliaga. Visto por última vez el 28 de julio de 2020, cuando se dirigía a una reunión en Guaymallén, fue secuestrado y asesinado. El 11 de septiembre, su cuerpo fue encontrado, enterrado, en un campo de la localidad de Costa de Araujo, a más de 50 kilómetros de la capital de la provincia.

Por ese crimen fueron detenidos el socio de Aliaga, Diego Barrera; su pareja, Bibiana Sacolle, y los hijos de la mujer, Lucas y Gastón Curi. Se cree que uno de ellos es quien realizó la llamada extorsiva a Gonzalo Aliaga, hermano de Diego, para exigirle un millón de dólares de rescate.

Barrera prestó una extensa declaración ante el fiscal federal Dante Vega. Según trascendió, dijo que Aliaga tenía contactos en los tribunales federales que le permitían sostener un millonario y turbio negocio: beneficios para acusados en causas penales a cambio de importantes cuotas de dinero en dólares.

En los teléfonos celulares de algunas de las personas implicadas en estas causas se detectó que en llamados y conversaciones de WhatsApp se repetía el nombre de Walter Bento y el modus operandi con los letrados acusados de recibir primero el dinero. En este sentido, la principal hipótesis que manejan el magistrado Puigdéngolas y el fiscal Vega es que se habrían modificado expedientes para otorgar beneficios exclusivos a los detenidos; incluso aparecerían casos de personas que lograron la libertad condicional.

Su abogado Cúneo Libarona habló en EcoMedios y dijo que está confirmado que Bento es un imputado en la causa, aunque el juez no haya sido notificado de la imputación y el fiscal argumente que no lo está. “No sabemos nada de la causa porque nos esconden el expediente. Presentamos un escrito en Migraciones y nos mintieron, nos dijeron que no estaba investigado pero sí estaba”, dice el abogado.

Escuchá la nota completa:

Comentarios