Crimen del ministro Rojas en Catamarca: imputan como autora a la empleada

El equipo de fiscales imputó a la detenida, Silvia Nieva, el delito de “homicidio doblemente calificado por haber mediado una relación de pareja y por alevosía”, tras la indagatoria realizada en la Comisaría de la Mujer de Catamarca, por lo que continuará con prisión preventiva.

 

Juan Carlos Rojas era ministro de Desarrollo Social de Catamarca.

 

La empleada del ministro de Desarrollo Social de Catamarca, Juan Carlos Rojas, quien fue hallado asesinado a golpes en la cabeza el sábado 3 de diciembre en el patio de su casa de la capital provincial, fue imputada en las últimas horas por la Justicia local, que consideró que la mujer detenida fue la autora material del crimen del funcionario, con quien mantenía una relación de pareja.

Fuentes judiciales confirmaron a Télam que el equipo de fiscales compuesto por Laureano Palacios y Hugo Costilla imputó a la detenida, Silvia Nieva (50), el delito de “homicidio doblemente calificado por haber mediado una relación de pareja y por alevosía”, tras la indagatoria realizada el último sábado en la Comisaría de la Mujer de Catamarca, por lo que continuará con prisión preventiva.

Las fuentes explicaron que si bien la declaración indagatoria a Nieva debía realizarse durante la jornada del viernes, esta fue pospuesta por un cambio en la defensa, que ahora es ejercida por el abogado Gabriel Díaz.

El fiscal Laureano Palacios señaló en declaraciones a la prensa que “la fiscalía entiende y tiene convicción suficiente para creer que correspondía la imputación de Nieva”.

En tanto, el abogado Díaz confirmó que “Nieva está imputada como autora material del crimen con la calificación de homicidio doblemente agravado por mediar relación de pareja y por alevosía”, pero cuestionó los argumentos del equipo de fiscales que investiga el caso.

“El Ministerio Público Fiscal sostiene que tiene los elementos para hacer tamaña imputación, a consideración de esta defensa no se tienen los elementos necesarios, ni que acrediten, ni que den certeza de ninguna manera a esta premisa y muchísimo menos con la imputación que se le ha asignado a mi cliente”, continuó el letrado.

En esta línea, señaló: “Ningún elemento probatorio que nosotros hemos visto en el momento de la indagatoria, vincula a mi clienta con la escena y con el hecho en particular. Ninguna”, aseguró Díaz, quien explicó que la defensa planteó “no hay ningún tipo de elemento que la incrimine”.

“Lo concreto y exacto, expresado por ella, es que mantenían una relación de muchos años de confianza por el ámbito laboral. De las demás deducciones por las cuales se ha realizado la imputación son consideraciones del material probatorio que hace el Ministerio Público Fiscal”, dijo el abogado, tras lo cual agregó que la empleada del ministro “siempre estuvo a disposición de la Justicia y colaboró con la causa”.

“Mi defendida fue llevada para una testimonial, ahí la arrestan y luego pasa a calidad de detenida y estamos en esta circunstancia ahora. Ella había aceptado a prestar de manera voluntaria un testimonio, el cual lo ha brindado”, dijo,

En tanto, los familiares del ministro asesinado dieron a conocer un comunicado en el que “agradecieron” las muestras de afecto recibidas y solicitaron a los vecinos y amigos que “no nos dejen solos”.

“Los hijos de quien en vida fuera Juan Carlos Rojas queremos agradecer las innumerables muestras de afecto, acompañamiento y solidaridad de hombres y mujeres que se han acercado entre la sorpresa y el dolor que causó el fallecimiento de nuestro amado padre”, comienza el documento.

En otra, parte la familia señala que siguen “incrédulos ante semejante desenlace”, que aún permanecen “con la incertidumbre al no tener explicaciones frente a tanta violencia” y pidieron “el acompañamiento de aquellos que fueron sus amigos, sus compañeros en la lucha y en la vida” para que no los “dejen solos, para encontrar respuestas ante tanta oscuridad”.

Por su parte, el abogado de la familia, Iván Sarquis, afirmó a Télam que “después de tantos días de silencio, la familia del Rojas quería sentar una posición, después de tantas especulaciones que se hicieron. Por eso emitieron el comunicado”.

Amigos del ministro Rojas se manifestaron en pleno centro catamarqueño pidiendo justicia, el apartamiento del fiscal Palacios de la causa y el pronto esclarecimiento del caso.

“No es un acto contra el gobierno ni nada, es solo un reclamo que estamos haciendo los amigos para pedir justicia. En un primero momento hemos visto la ineptitud del fiscal Palacios en llevar adelante la causa caratulándola de muerte natural y si no hubiera sido por el amigo Luis Barrionuevo que en declaraciones dijo que lo mataron despedíamos a nuestro amigo como que era por una muerte natural”, dijo Richard Laborda, íntimo amigo de Rojas.

Laborda, también aseguró: “No quiero que esto se politice ni nada, pero me da lástima y bronca, que no veo al oficialismo acá pidiendo justicia y que el fiscal sea apartado de la causa”.

Finalmente, Laborda ofreció “una recompensa de 200 mil pesos a quien aporte una llave o algo que nos lleve al asesino”.

Rojas fue encontrado muerto por su hijo el pasado domingo en horas del mediodía tirado en el patio de su casa, pero la data de muerte es del día anterior por la mañana, con lo cual se estima que el funcionario provincial, de 73 años, fue asesinado el sábado por la mañana antes del partido que Argentina disputó con Australia en el marco del Mundial de Qatar.

Si bien en un primer momento fuentes oficiales señalaron que Rojas había fallecido por causas naturales, la investigación dio un vuelco cuando se conoció el resultado la segunda autopsia que determinó que el funcionario provincial había sido asesinado.

El propio fiscal Palacios informó que “la causal de la muerte fue un traumatismo cráneo encefálico”, provocado por un golpe en la cabeza aplicado con un objeto contundente.

Además de ser ministro de Desarrollo Social provincial, Rojas también se desempeñaba como secretario general del Unión de Trabajadores Hoteleros y Gastronómico de la República Argentina (Uthgra) de la delegación Catamarca.

El sindicalista gastronómico Luis Barrionuevo, quien viajó a Catamarca para participar de las exequias del ministro, fue el primero en señalar ante la prensa que se había tratado de “una muerte violenta”.

Comentarios