Condenas de hasta 45 años para los curas del Próvolo

En el marco de la causa que acusaba a dos curas y un jardinero de violar y corromper a chicos sordos, el Tribunal Penal brindó el veredicto final.

En uno de los casos más atroces de la historia de la iglesia católica argentina, el juicio dispuesto contra los curas, Nicola Corradi y Horacio Hugo Corbacho Blanc, y al jardinero Armando Gómez, llegó a su fin después de varios meses, teniendo en cuenta que el mismo comenzó en agosto de este año. Recordemos que los tres estaban acusados de violar y corromper a niños sordos de entre 7 y 17 años de edad, en el Instituto Antonio Provolo, entidad en donde trabajaban. Se registró un total de 28 hechos, incluyendo torturas sexuales, que se realizaron entre 2005 y 2016.

Contando caso por caso, no todos recibieron la misma pena. El Tribunal Penal Colegiado N°2 de Mendoza, con los jueces Carlos Díaz, Mauricio Juan y Aníbal Crivelli en primer plano, condenaron a Nicola Corradi, quien se moviliza en silla de ruedas, a 42 años de prisión, considerado el principal autor de los hechos. Horacio Corbacho recibió 45 años de cárcel por abuso simple con acceso carnal agravado, teniendo en consideración que era el responsable ocultar a las víctimas.

Y por último el jardinero Armando Gómez, que recibió una pena de 18 años de prisión (a pesar del pedido del fiscal Iturbide, que pretendía que el número sea de 45), considerando que es una persona analfabeta. A pesar de la disposición legal de dar sus últimas palabras en la sala de audiencias, los tres autores sentenciados se retiraron sin hablar.

Comentarios