Cómo operaba la banda que mató al turista inglés en Puerto Madero

Marcaban a sus víctimas apenas llegaban de sus vuelos al aeropuerto internacional de Ezeiza. Y desde allí los seguían hasta sus hoteles.

Se instalaban bien temprano en el hall de arribo de los vuelos internacionales del aeropuerto de Ezeiza, con un cartel de un recién llegado que no era tal, ya que anotaban un nombre falso, para no levantar sospechas. Apenas salían los pasajeros, principalmente los provenientes de Estados Unidos y Europa, marcaban a los que llevaban relojes de alta gama y visualizaban al resto de la familia. Así elegían a sus futuras víctimas.

Mientras tanto, sus cómplices esperaban en el estacionamiento, a bordo de los vehículos. Entonces comenzaba el seguimiento hacia los hoteles de la ciudad de Buenos Aires. Apenas se bajaban con sus valijas, empezaba el golpe.

Con lo que no contaban es con lo que pasó el sábado a las 11, frente al Hotel Faena, adonde los turistas británicos escogidos como presas opusieron dura resistencia pese a que llevaban poco efectivo encima. Todo terminó en tragedia: fue asesinado el empresario Matthew Gibbard (50) de un balazo en la axila derecha y su hijastro Stefan Joshua Zone (28) resultó herido de un disparo en una pierna.

Tras 18 allanamientos (12 en Provincia y seis en Capital), hubo cuatro detenidos en Capilla del Señor (Exaltación de la Cruz), Ciudadela (Tres de Febrero) y Tigre: tres argentinos y un venezolano.

Además, hay otros seis integrantes de esta banda mixta identificados, la mayoría de ellos del país caribeño y uno de los cuales ingresó al país el 9 de diciembre. Entre los que cayeron está el presunto cerebro del grupo y también el que aportaba los vehículos.

También hay otro argentino que fue arrestado el jueves, previo al homicidio en Puerto Madero, luego de cometer un asalto bajo la misma modalidad a un extranjero recién llegado en el barrio de Palermo.

El Ford Fiesta rojo que fue filmado por las cámaras de seguridad en la escena del crimen fue secuestrado en un garaje. Las imágenes son contundentes sobre su participación en el asalto, al igual que una moto con un solo ocupante y un Chevrolet Corsa Classic gris oscuro del que se ve bajar uno de los sospechosos previo al hecho.

De los cuatro detenidos, ninguno participó directamente en el trágico asalto del sábado. “Logramos identificar a los autores y estamos trabajando en la detención de ellos”, afirmó este lunes el secretario de Justicia y Seguridad porteño, Marcelo D’Alessandro, en una conferencia de prensa en la que sorprendió la presencia de la ministra nacional, Sabina Frederic. “El presidente Alberto Fernández pidió expresamente que estuviera aquí”, remarcó la funcionaria.

Al igual que el vicejefe de Gobierno a cargo del Ministerio de Justicia y Seguridad de la Ciudad, Diego Santilli, la sucesora de Patricia Bullrich le transmitió las condolencias a la familia de Gibbard, que vivía con su familia en el idílico pueblito de Lowick, con apenas 300 habitantes, en las cercanías de Kettering, al norte de Gran Bretaña. Era el director de la empresa TingtDene, que ofrece residencias para las personas mayores de 45 años y está distribuida en todo el Reino Unido.

Zone, que está internado fuera de peligro en la Clínica Zabala, “trabaja como productor digital de la empresa financiera británica JP Morgan”.

Según D’Alessandro, “es una banda grande”. Según Berard, “es importante la logística que manejan y no usan vehículos con patentes con pedido de secuestro, sino que los adquieren y no hacen la transferencia” en el registro automotor, para no dejar huellas.

En el asalto hubo un solo delincuente que disparó. Es quien se bajó del Corsa y forcejeó con las víctimas junto al que iba en la moto. Ninguno de los dos fue capturado por el momento.

Los turistas habían alquilado desde Gran Bretaña la combi para el traslado de Ezeiza al hotel de Puerto Madero. Para los investigadores, no hay elementos suficientes para sospechar del chofer de la Mercedes Benz blanca, quien declaró el domingo.

 

Comentarios