Chaco: Dos fiscales piden investigar a una pediatra y su hija

Las mujeres regresaron de España con la infección, pero mantuvieron contacto con otros adultos y el primer niño infectado hasta una semana después, cuando comenzaron con los síntomas.

Una madre de 71 años y su hija, de 34, serían responsables de la propagación del coronavirus en Chaco, donde los infectados ya son 10 (además de un fallecido): los “casos cero”, la línea directa con la infección del primer niño afectado en el país.

Por eso, dos fiscales federales de esa provincia imputaron a las mujeres por el delito de propagar una enfermedad (artículo 202 del Código Penal) y solicitaron a la Justicia Federal activar una investigación para juntar pruebas de esta hipótesis.

El requerimiento de instrucción fue presentado este martes por los fiscales Patricio Sabadini, fiscal federal de Primera Instancia, y Federico Carniel, fiscal general ante la Cámara Federal de Apelaciones de Resistencia, a la jueza federal Zunilda Niremperger.

Para Sabadini y Carniel, las conductas de ambas mujeres se insertan en el marco de una emergencia sanitaria mundial “de público y general conocimiento, decretada por la Organización Mundial de la Salud”, con el agravante, según los investigadores, de que la madre, de 71 años, es médica de profesión, “lo que la coloca, como profesional de la salud, ante una situación especial de garantía y conocimiento especializado, que tornan de mayor gravedad a las infracciones incurridas de cara a la lesión del bien jurídico salud pública”.

El artículo 202 del Código Penal, que pretenden aplicarles a las mujeres, dispone una pena de prisión de 3 a 15 años para “el que propagare una enfermedad peligrosa y contagiosa para las personas”.

“Para la consumación del delito es suficiente el acto de propagación, es decir de difusión de gérmenes, aunque no se afecte a ninguna persona. La jurisprudencia ha sostenido en este sentido que ‘se trata de un delito de peligro, y que para la tipicidad no se requiere un cuerpo enfermo, sino la sola existencia de una enfermedad, un acto propagador y las condiciones de contagiosa y peligrosa para aquella’”, describieron los fiscales a la jueza Niremperger.

Comentarios